Signos y síntomas del cáncer de próstata

La mayoría de los cánceres de próstata se descubren a tiempo, a través de la detección. Por lo general, el cáncer de próstata en etapa inicial no causa síntomas.

Los cánceres de próstata más avanzados a veces pueden causar síntomas, como:

  • Problemas al orinar, incluyendo un flujo urinario lento o debilitado o necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente de noche
  • Sangre en la orina o el semen
  • Dificultad para lograr una erección (disfunción eréctil)
  • Dolor en las caderas, la espalda (columna vertebral), el tórax (costillas) u otras áreas debido a que el cáncer que se ha propagado a los huesos
  • Debilidad o adormecimiento de las piernas o los pies, o incluso pérdida del control de la vejiga o los intestinos debido a que el cáncer comprime la médula espinal

Es más probable que la mayoría de estos problemas sean por causa distinta al cáncer de próstata. Por ejemplo, la hiperplasia prostática benigna (un crecimiento no canceroso de la próstata) causa dificultad para orinar con mucha más frecuencia que el cáncer. Aun así, resulta importante que usted le informe a su médico si presenta cualquiera de estos síntomas para que la causa se encuentre y se trate, de ser necesario. Algunos hombres podrían necesitar más pruebas para comprobar si hay cáncer de próstata.

Aun así, si experimenta síntomas de cáncer de próstata, es importante que los revise un médico, incluso si resultan ser algo distinto al cáncer de próstata.

Las revisiones periódicas del cáncer pueden ayudar a su médico a diagnosticar el cáncer de pr óstata y a dirigirle hacia un tratamiento, si es necesario, con resultados más positivos. Incluso si no tiene síntomas, puede consultar a su médico sobre las pruebas de detección del cáncer de próstata. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que empiece a hablar de las pruebas de detección del cáncer de próstata con su médico alrededor de los 40 años, pero el momento en que empiece a someterse a las pruebas de detección del cáncer de próstata dependerá de sus antecedentes familiares, su historial médico y sus factores de riesgo. Juntos pueden decidir qué es lo mejor para usted. 

¡DIOS BENDIGA A HONDURAS!

Diseño: www.QuanticoHn.com