Rito satánico terminó en asesinato

HOUSTON.— Dos adolescentes intentaban hacer un trato con el diablo cuando atacaron sexualmente y luego asesinaron a una adolescente de 15 años en un suburbio de Houston, dijo el martes un fiscal.

José E. Reyes, de 17 años, y un muchacho de 16 están acusados de desfigurar el cadáver de la chica, lo que incluye haberle grabado en el estómago un crucifijo colocado con la parte superior hacia abajo.

Reyes y el otro joven, cuyo nombre no ha sido dado a conocer porque es menor de edad, enfrentan cargos de homicidio punible con la pena capital por la muerte de Corriann Cervantes.

Las autoridades dicen que, después de que los jóvenes atrajeron a Cervantes a un apartamento vacante en el sureste de Houston el 5 de febrero, la golpearon con un cenicero, la tapa de un inodoro y la varilla de una persiana, la asfixiaron y también le encajaron un desarmador en el rostro.

«Lo que ocurrió en ese apartamento vacante fue sádico. Lo que a la larga ocurrirá… en el tribunal será que se hará justicia», dijo el martes John Jordan, fiscal del condado Harris.

Reyes, que fue arrestado el domingo, se presentó brevemente en la corte el martes. Está detenido sin derecho a fianza en la cárcel del condado Harris.

Su abogado, Jerald Graber, dijo que no podía hacer comentarios sobre el caso porque la corte lo acaba de nombrar como defensor de oficio y conoce pocos detalles vinculados con los cargos.

El joven de 16 años está detenido en un centro carcelario juvenil. Jordan dijo que este chico escuchó a Reyes afirmar que había vendido su alma al diablo y él quería hacer lo mismo.

«El joven preguntó… que si él cometía un asesinato, eso sería su iniciación para poder venderle su alma al diablo, a lo que el señor Reyes dijo: ‘Sí»’, señaló Jordan.

En un momento dado durante el ataque, Cervantes les gritó: «¿Por qué me hacen esto?», agregó el fiscal. Los chicos la mantuvieron en el piso para impedir que escapara.

Las autoridades aún intentan determinar si la chica falleció por estrangulación, por los golpes que recibió en la cabeza o por lesiones internas derivadas de la violación, manifestó Jordan.

De acuerdo con la policía, el cadáver parcialmente vestido fue hallado el sábado en la mañana cuando un residente del edificio de apartamentos descubrió que la puerta de la unidad vacante estaba abierta.

Jordan dijo que la familia de Reyes acudió con las autoridades después de que el adolescente «reconoció algunas cosas» ante ellos sobre lo ocurrido.

«Hicieron lo correcto. Es evidente que su conducta los ofendió», afirmó.

En la casa de Reyes «había algunos indicios de culto al diablo y cosas por el estilo», indicó el fiscal.

Aparentemente Cervantes y el joven de 16 años asistían a la misma escuela, dijeron las autoridades.

Tiffany Waters, la madre de la chica, dijo el martes por vía telefónica que ella y su familia no querían hablar con los reporteros en este momento.

Como Reyes y el chico más joven tienen menos de 18 años, no se les puede aplicar la pena de muerte, dijo Jordan. Los fiscales aún no deciden si el de 16 años será juzgado como adulto.

Diseño: www.QuanticoHn.com