Las mejores mascarillas caseras para que el cabello crezca más

El cuidado del cabello, como el de la piel, comienza desde adentro hacia afuera y la alimentación juega un papel fundamental en su aspecto. Y si bien el pelo crece alrededor de un centímetro al mes, algunas rutinas de cuidado pueden colaborar para que no se dañe en el proceso.

Así, para potenciar su crecimiento y ayudar a que el pelo crezca fuerte y sano, hay algunas mascarillas naturales que pueden ayudar.

Mascarillas naturales para ayudar al crecimiento del cabello

Aceite de oliva

El aceite de oliva es reconocido por sus numerosas propiedades beneficiosas para el cuerpo, y en ese sentido, también es un aliado para el cabello. Su riqueza en ácidos grasos insaturados aporta vitalidad al proteger las células capilares y mantener la hidratación. Es especialmente recomendado para cabellos muy maltratados y secos.

Para la elaboración de esta mascarilla, calentar ligeramente una mezcla de aceite de oliva y una cucharada de romero durante un minuto. Aunque es un producto algo costoso, solo se utiliza una pequeña cantidad debido a su alta concentración de nutrientes.

Dejar reposar la mezcla durante aproximadamente 48 horas hasta que adquiera una textura densa. Luego, aplicarla en las raíces y puntas del cabello. Dejar actuar durante 20 minutos, enjuagar con agua y lavar el cabello de manera habitual para eliminar la mezcla.

Huevo y aceite de oliva

Los beneficios de incorporar huevo en la alimentación son ampliamente conocidos. Su contenido de vitaminas A, B, C y E, vitamina B8 y proteínas de alto valor biológico, sumado al zinc y el magnesio, lo hacen un alimento completo que no debe faltar en la dieta.

Y al parecer, sus propiedades, junto con las del ya mencionado aceite de oliva, también favorecen el crecimiento y la regeneración capilar. Según Rocco, “la mascarilla de huevo y aceite de oliva es una de las más conocidas y efectivas para nutrir y revitalizar el cabello.”

Preparar esta mascarilla es sencillo: batir un huevo hasta que la clara y la yema estén bien mezcladas, luego agregar una o dos cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Una vez que ambos ingredientes estén integrados, aplicar la mascarilla en las raíces y por todo el cuero cabelludo. Dejar actuar durante unos cinco minutos, luego aclarar con agua y lavar el cabello como de costumbre.

Aceite de coco y palta

La palta es fuente de nutrientes, vitaminas y grasas saludable beneficiosas para el organismo. Puntualmente, la vitamina E, hidrata y nutre el cabello, al tiempo que proporciona un efecto antioxidante a largo plazo y estimula su crecimiento. Por otro lado, el aceite de coco, además de hidratar, fortalece el cabello, protegiendo su fibra capilar.

Para preparar la mascarilla se necesitan una palta y dos cucharadas de aceite de coco líquido. Mezclar el aceite de coco líquido con la pulpa de la palta hasta obtener una mezcla homogénea. Luego, aplicar la mezcla por todo el cabello y dejarla actuar durante aproximadamente 15 minutos. Finalmente, enjuagar el cabello y lavar con el champú habitual.

Aloe vera y aceite de coco

Combinar las propiedades hidratantes del aloe vera con los ácidos grasos esenciales del aceite de coco dará como resultado una mascarilla ideal para promover el crecimiento saludable del cabello, fortalecerlo y dejarlo con un aspecto radiante y suave. “Es ideal para los cabellos teñidos”.

Para hacerla, se necesitan tres cucharadas de gel de aloe vera (aproximadamente 45 gramos) más dos cucharadas de aceite de coco.

Mezclar ambos ingredientes en un recipiente y distribuir la mezcla uniformemente desde las raíces hasta las puntas del cabello. Cubrir el cabello con un gorro y dejar actuar durante unos minutos. Luego, enjuagar y lavar el cabello como de costumbre.

Limón

El limón es un acondicionador natural que combate el encrespamiento, estimula el crecimiento capilar y equilibra la grasa del cuero cabelludo. Este último aspecto es fundamental para un crecimiento continuo del cabello, ya que el exceso de grasa puede obstruir los folículos pilosos y ralentizar el crecimiento.

Además, el limón es una fuente rica en vitaminas antioxidantes, como la vitamina C, que proporcionan una gran nutrición al cabello.

Para preparar la mascarilla, mezclar un par de cucharadas de jugo de limón con un poco de agua. Luego, aplicar sobre el cabello y dejar actuar durante unos 15 minutos. Para eliminar el producto, enjuagar abundantemente con agua y, si es necesario, usar también champú.

Como plus, para las personas con caspa, este tratamiento es ideal, ya que gracias a las propiedades antibacterianas del limón ayuda a reducir su exceso.

Otros consejos para ayudar a que el cabello crezca más rápido

Como se dijo, sólo el cuidado “por fuera” del cabello no hará milagros si no se acompaña con un cambio de hábitos que de manera directa o indirecta terminan afectando la salud capilar. Algunos cambios que los especialistas recomiendan hacer son:

Mejorar la alimentación

Según dijo el jefe del Departamento de Dermatología de la Universidad de Pensilvania en los Estados Unidos, George Cotsarelis, a National Geograpphic, “las personas que tienen carencias nutricionales o han perdido mucho peso porque están enfermas, el pelo es una de las primeras cosas que se estropean”.

En ese sentido, incluir en la dieta alimentos como palta, cítricos como naranjas y mandarinas, manzanas, aceites vegetales, frutos secos, pescado y carnes magras ayudará notoriamente en el aspecto del cabello.

Del mismo modo, se deben evitar los alimentos procesados y las bebidas azucaradas.

Manejar el estrés

Además de la mala alimentación, un estilo de vida dominado por el estrés favorece a la caída del cabello. Por lo que recurrir a estrategias como el mindfulness o la meditación será de gran ayuda para tener la mente bajo control, lo cual será beneficioso para la salud en general, y para el cuidado del cabello en particular.

“El estrés elevado altera los niveles hormonales y puede inflamar e irritar el cuero cabelludo, dos factores que pueden afectar al crecimiento del pelo”, explicó la reconocida tricóloga Anabel Kingsley. Para más, la experta señaló que “cuando una persona está estresada, es posible que no coma bien y que su cuerpo tenga dificultades para absorber nutrientes, lo que puede dañar la fibra capilar”.

Evitar el calor y los productos químicos

Oma Agbai es profesora clínica asociada de Dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de California, y en este punto remarcó que “llevar peinados muy tirantes puede dañar el folículo piloso y provocar una forma de caída del cabello llamada alopecia por tracción”.

Del mismo modo, teñir el pelo en exceso para aclarar el color puede dañar el tallo piloso y provocar falta de brillo, mayor fragilidad capilar y rotura. Al igual que sucede con planchitas, rizadoras y secadores de pelo, que dañan la fibra capilar, por lo que su uso debería ser lo menos frecuente posible.

Por último, los especialistas aconsejan priorizar el agua tibia o fría al momento del baño será preferible, ya que el agua caliente provoca daños en los filamentos.

¡DIOS BENDIGA A HONDURAS!

Diseño: www.QuanticoHn.com