La adicción a internet altera el cerebro

El uso extendido de Internet y las redes sociales entre los adolescentes ha generado preocupaciones sobre cómo estas tecnologías afectan el desarrollo cognitivo y emocional de esta población. Un estudio reciente, publicado en la revista PLOS Mental Health, reveló los efectos significativos que la adicción a Internet puede tener en el cerebro adolescente, destacando alteraciones en las redes neuronales críticas para funciones como la atención, la toma de decisiones y la memoria de trabajo.

La investigación, liderada por Max Chang e Irene Lee del University College de Londres, revisó datos de 12 estudios de neuroimagen realizados principalmente en países asiáticos entre 2013 y 2022.

Estos estudios muestran que los adolescentes diagnosticados con adicción a Internet mostraban cambios en la conectividad y señalización de las redes cerebrales responsables del control ejecutivoEste término abarca procesos como la atención sostenida, la planificación y la regulación emocional, todos fundamentales para el desarrollo y funcionamiento diario de los individuos.

Las alteraciones el cerebro por la adicción a Internet

Según los hallazgos, cuando los adolescentes adictos a Internet participaban en actividades que requieren estas funciones ejecutivas, como la atención sostenida o la toma de decisiones complejas, ciertas regiones del cerebro mostraban interrupciones en su conectividad.

Estas alteraciones no eran observables en adolescentes que no mostraban dependencia tecnológica, lo cual sugiere que la adicción a Internet podría interferir con el funcionamiento cerebral normal durante la etapa crucial del desarrollo adolescente.

A nivel global, la adicción a Internet ha sido más notable en países asiáticos como China, donde se ha declarado una crisis de salud pública. Sin embargo, la preocupación por el impacto del uso excesivo de Internet en el bienestar mental de los adolescentes no se limita a Asia.

En España, por ejemplo, informes recientes del Ministerio de Sanidad han destacado un aumento en los casos de uso problemático de Internet entre los adolescentes, aunque las tasas varían significativamente en comparación con las regiones asiáticas estudiadas.

La llamada generación Alfa, nacida en un entorno donde los dispositivos digitales son omnipresentes desde una edad temprana, se enfrenta a desafíos únicos en términos de desarrollo cognitivo y emocional.

Esta generación, caracterizada por un acceso sin precedentes a redes sociales y tecnologías de comunicación, podría estar especialmente en riesgo de desarrollar adicciones tecnológicas que alteren su cerebro en etapas críticas de formación.

Los autores del estudio enfatizan la necesidad de más investigaciones que abarquen una diversidad de poblaciones y contextos culturales para comprender completamente los efectos de la adicción a Internet.

Aunque los hallazgos actuales son reveladores, se destacan limitaciones como la falta de estudios longitudinales que puedan determinar las consecuencias a largo plazo de estas alteraciones cerebrales.

Expertos como el doctor David Ellis, del Instituto de Comportamiento y Seguridad Digital de la Universidad de Bath, subrayan que la conceptualización y medición de la adicción a Internet sigue siendo un desafío, con definiciones que no son universalmente aceptadas.

A pesar de estas controversias, existe un consenso creciente sobre la necesidad de estrategias terapéuticas y de salud pública que aborden estos problemas desde una edad temprana, mitigando los posibles impactos negativos en el desarrollo adolescente.

Recomendaciones para evitar la adicción a Internet

Lo primero que se debe hacer es un monitoreo activo del tiempo de pantalla y la promoción de un uso equilibrado de la tecnología desde edades tempranas.

Estrategias como la terapia cognitivo-conductual, la atención plena y las intervenciones motivacionales han mostrado ser eficaces en el tratamiento de adicciones comportamentales similares, como el juego patológico.

Sin embargo, es importante detectar patrones de uso antes de llegar a esa situación y estar acompañando a los adolescentes en el uso de internet y la tecnología, no solo por la protección del tipo de contenido que consuman, sino por el tiempo y la necesidad que empiecen a generar. Complementando eso con actividades físicas y otras motivaciones que los saquen del entorno digital.

Con información de Infobae

¡DIOS BENDIGA A HONDURAS!

Diseño: www.QuanticoHn.com