Beneficios del agua de rosas de para el rostro’

El agua de rosas es un extracto natural que ha sido muy utilizado durante años como un remedio rico en antioxidantes para hidratar y calmar la piel. De hecho, se dice que desde la era de los egipcios era utilizado por importantes figuras como Cleopatra para tonificar, descongestionar ojeras y bolsas y preservar la juventud, y también hay registro de su origen en Persia y Medio Oriente en donde se usaba como tónico, desodorante y para refrescar la piel.

Pero más allá de lo que se dice, se ha comprobado que los beneficios del agua de rosas son amplios, por lo que este poderoso elixir natural no puede faltar en tu kit de skincare. Aquí te contamos todo lo que tienes que saber de esta maravilla.

¿Qué es el agua de rosas?

El agua de rosas es una sustancia que se obtiene a partir de la destilación de pétalos de esta flor con vapor de agua purificada. Además de sus cualidades para la piel, también beneficia el cabello y su aroma es tan delicioso que se llega a incluir en las fragancias, como sustitución de los aromas creados químicamente.

Beneficios del agua de rosas para el rostro

Calma el enrojecimiento e inflamación

Desde calmar las áreas enrojecidas y descongestionar las bolsas de los ojos hasta dar alivio en quemaduras e hinchazón por acné, esto es sólo un poco de lo que el agua de rosas puede hacer por ti. De acuerdo con un artículo BMC (BioMed Central), sus propiedades antiinflamatorias son tan poderosas que podrían mejorar la irritación de la rosácea. 

Elimina impurezas

El agua de rosas cuenta con propiedades antisépticas y astringentes (confirmadas por estudios) que limpian el exceso de sebo, tonifican los poros y previenen las infecciones cutáneas al combatir ciertas bacterias. Su uso es una excelente alternativa natural a los tónicos cosméticos con alcohol, y resulta especialmente buena para pieles grasas, con tendencia acneica y sensibles. 

Retrasa el envejecimiento

Según una investigación científica de BioMed Central, antioxidantes como la vitamina C y otros compuestos constituyen el agua de rosas, los cuales, en conjunto, luchan contra la oxidación de los radicales libres y protegen las células del daño, ayudando a reducir la aparición de arrugas y otros signos del envejecimiento si se aplica de forma tópica.

Promueve la cicatrización

Las propiedades del agua de rosas pueden acelerar la sanación de heridas, cortes y apariencia de cicatrices, gracias a sus cualidades antibacterianas y antisépticas. Además, gracias a este boost, es capaz de iluminar y refrescar la piel cansada.

¿Cómo se aplica el agua de rosas en el rostro?

Todo depende del propósito con el que usarás el agua de rosas. Aquí te decimos en qué paso de tu rutina de skincare incluirla (además del cómo y el cuánto):

  • Para calmar la irritación: lava suavemente con agua y jabón (facial) el área inflamada o enrojecida y cuando haya secado, coloca el agua de rosas a toquecitos con un algodón y deja secar al aire libre. Al final, aplica un tratamiento humectante y reparador.
  • Para limpiar la piel: después de desmaquillarte y usar tu limpiador preferido, sumerge un disco de algodón en el agua de rosas y pásalo como si fuera un tónico regular por rostro, cuello y escote. Con este paso quitarás los restos de suciedad que tu jabón no había eliminado. Posteriormente, aplica tu suero facial.
  • Para un aspecto rejuvenecido: antes de ir a dormir, y con tu rostro limpio, rocía el agua de rosas previo a tu sérum o crema de noche. Repite cada mañana en los días que sientas tu piel fatigada.

¡DIOS BENDIGA A HONDURAS!

Diseño: www.QuanticoHn.com