jue. Jul 18th, 2019

¿Qué le pasa a tu cuerpo comes 1.000 calorías extra?

¿Qué le pasa a tu cuerpo comes 1.000 calorías extra?

¿Qué le pasa a tu cuerpo comes 1.000 calorías extra?

No te sales de tu rutina de alimentación en el día a día…pero ¡ay cuando llega un día de fiesta! Durante unos días se te apaga la calculadora mental de calorías. ¿Cuál es la consecuencia de ese exceso?

Para llegar a esa conclusión, los investigadores de la Universidad de Deaking (Australia) escrutó los excesos festivos.

Reclutaron a ocho jóvenes sanos con una edad media de 22 años y los sometieron a dietas ricas en calorías durante dos periodos diferentes de tiempo: cinco días, como si fueran días festivos, a unos y 28, tratando de emular la sobrealimentación crónica a largo plazo, a otros.

Durante cada periodo de tiempo, consumieron unas 1.000 calorías más al día, gran parte de ellas a base de comida basura: patatas fritas, chocolate, bebidas plenas de calorías, un 46% más de lo que normalmente consumía en una jornada normal.

Su peso, masa grasa, azúcar en la sangre y niveles de insulina se midieron antes y después de cada periodo de dieta.

Al final del periodo de exceso calórico, la grasa visceral -la que se acumula alrededor de los órganos abdominales- aumentó un 14%.

Pero en otras medidas de composición corporal, el atracón de cinco días no tuvo demasiado efecto. No había una diferencia significativa en el peso corporal o la cantidad de masa grasa.

Al final de los 28 días, sin embargo, fue una historia diferente: tras un mes de excesos, la masa grasa de los participantes se incrementó en casi 6,6 kilos.

Los investigadores también observaron que el cuerpo hace frente a los cortos periodos de incremento de calorías al cambiar el metabolismo para favorecer el uso de carbohidratos.

En realidad, esto niega la primera hipótesis planteada por los investigadores, que era que comer demasiado a corto plazo perjudicaría primero el hígado y después los músculos.

Pero ese cambio al uso de carbohidratos lo evita, lo que lo convierte en un beneficio a corto plazo, según el líder de la investigación Glenn Wadley, doctorado en la Escuela de Ciencias del Ejercicio y Nutrición de la Universidad de Deakin.

Esa adaptación temprana puede ayudar a determinar cómo el cuerpo afronta el azúcar en sangre, lo que puede explicar por qué los participantes no sufrieron cambios en su azúcar en sangre en ayudas después de cinco días de comida basura.

Esa utilización de carbohidratos, sin embargo, no parece funcionar como una estrategia a largo plazo: la cantidad fue ligeramente superior tras 28 días de sobrealimentación.

Un estudio limitado a hombres jóvenes

El estudio, obviamente, tiene sus limitaciones.

La más destacada es que el tamaño de la muestra es demasiado pequeño y solo hecho sobre hombres jóvenes.

Además, las condiciones previas eran altamente controladas: los sujetos se habían abstenido de hacer ejercicio y de beber alcohol en las 48 horas anteriores y habían consumido una dieta específica el día antes con un 55% de carbohidratos, 30% de grasa y 15% de proteínas, porcentajes elegidos en base a la composición típica de la dieta australiana.

El periodo de sobrealimentación también usó los mismos porcentajes.

Wadley señaló que es probable que los signos de deterioro del sistema metabólico sean peores, o al menos más rápidos, si se excede con una dieta más rica en grasas.

A pesar de las advertencias, los resultados dan una idea de cómo los cuerpos, en general, pueden adaptarse a unos pocos días de banquete sin un deterioro significativo, explica.

Desde una perspectiva evolutiva, es probable que este mecanismo nos prepare para el próximo periodo de hambruna, lo que significa que el cuerpo es muy inteligente para crear cambios a corto plazo en el consumo de energía basados en las necesidades anticipadas.

Desde una perspectiva evolutiva, este mecanismo es probable que nos prepare para el próximo período de hambruna, dijo, lo que significa que el cuerpo es muy inteligente para crear cambios en el consumo de energía basados en las necesidades anticipadas a corto plazo.

¡Pero solo por unos días!

Pero cuando el festival de la caloría se extiende a semanas y meses de excesos, surgen los problemas, como un mayor riesgo de resistencia a la insulina, algo que ocurre cuando el cuerpo no puede absorber fácilmente el azúcar en sangre, elevando los niveles y aumentando las posibilidades de prediabetes o diabetes.

Wadley añadió que se necesitan más investigaciones, particularmente sobre la gente de diferentes grupos de edad y mujeres.

Pero por ahora, todo parece indicar que te puedes permitir algunos excesos puntales sin atentar contra tu salud.

“No defendemos que el atracón regular este bien”, explica, “pero desde una perspectiva de salud, el sobrepeso a corto plazo en festivales o días festivos, puede ser soportado por el cuerpo sin efectos a largo plazo”.

DIOS TE BENDIGA!!! SIEMPRE!!!