mar. Oct 22nd, 2019

EE.UU. ha derrocado 50 líderes, ¿Sigue Maduro?

Nicolás Maduro

Nicolás Maduro

Salvador Allende, Manuel Antonio Noriega, Muhamar el Gadaffi, Sadam Hussein, Osama Bin Laden y Pablo Escobar, son algunos de los ‘enemigos’ de Estados Unidos, a los que la Casa Blanca con apoyo de la CIA, borró del mapa, derrocando a por lo menos 50, dándolos de baja o encarcelándolos y tal pareciera que el que sigue es Nicolás Maduro de Venezuela.

Intervención Militar

Las afirmaciones del propio presidente Donald Trump de que podría darse una  intervención militar en ese país para sacar al que consideran un usurpador del poder, sumado a los ejemplos de la forma como han logrado separar del poder a un poco más de 50 dirigentes en el mundo, plantean que este escenario se haga realidad.

Así como lo está haciendo con Venezuela Estados Unidos ha intervenido en varias naciones del mundo. Y de alguna u otra manera ha contribuido a impulsar o desatar episodios de violencia dentro de los territorios, con el fin de debilitar a muchos líderes políticos, terroristas, narcotraficantes, dictadores, entre otros.

La Casa Blanca

Cada vez que la Casa Blanca busca derrocar o dar de baja a un enemigo suyo, la oposición proviene de organismos como las Naciones Unidas, pero sobretodo de otras potencias. En el pasado la Unión de Repúblicas socialistas Soviéticas, URSS, hoy desaparecida, procuraba evitar acciones en países donde también tenían intereses. Algunas veces lo lograron otras no.

Hoy a Estados Unidos le están haciendo contrapeso Rusia y China, países con los que Maduro tiene relaciones estrechas y además les debe muchos miles de millones de dólares. La reservas petroleras de Venezuela están en la mira de las tres potencias y tal vez por ello la táctica es desprestigiar y acorralar al régimen de Caracas para que más países del mundo apoyen una intervención militar.

Larga historia de intervención

Un recuento de las intervenciones más famosas del ‘coloso del norte’ . La lista es larga, pero basta revisar algunas para entender cómo por lo general los gobiernos de ese país se salen con la suya.

Afganistán: Luego del atentado terrorista que derribó a las torres gemelas en nueva York, el 11 de Septiembre de 2001, el presidente George W. Bush lanzó una amplia ofensiva militar en Afganistán, denominada “Operación Libertad Duradera”. Y no dio tregua hasta dar con el paradero del autor del hecho, el  jefe de Al Qaeda,Osama Bin Laden.

En una operación encubierta, que al parecer fue seguida vía satélite en la oficina Oval por Bush y su equipo de gobierno, el terrorista fue abatido. Aseguran que su cuerpo quedó destruido y nunca se vieron imágenes de sus restos mortales.

Irak: Luego de tener el control militar en una zona de Afganistán, Estados Unidos, Reino Unido y otros grupo aliados comenzaron una nueva invasión en este país, bajo el argumento de que era una solución dolorosa pero única para despojar a Irak de las armas de destrucción masiva  que poseía el régimen de Saddam Hussein, para resguardar la seguridad nacional.

El líder irakí se convirtió en un objetivo militar para Estados Unidos, que inició una ofensiva militar, pasando por encima de la ONU y de muchos gobiernos del mundo. El 9 de abril de 2003 cayeron la capital Bagdad y  Tikrit, cuna del dictador.

El 13 de diciembre de ese año fue capturado y en octubre de 2005 comenzó el juicio en su contra acusado por la muerte de 148 iraquíes chiíes en 1982. El 5 de noviembre de 2006 se decretó la pena de muerte en la horca que se hizo efectiva el 30 de diciembre del mismo año. La imagen de la ejecución se conoció tiempo después gracias al gobierno de Estados Unidos, pero el cuerpo fue enterrado en un lugar desconocido.

Libia: En el 2011, ciudadanos protestaron  pidiendo que Muamar el Gadafi dejara el poder y se hicieran reformas en cuanto a los derechos humanos y el derecho a la libre expresión dentro del país. Luego de fuertes enfrentamientos, El Gadafi fue asesinado por las fuerzas rebeldes libias apoyadas por la OTAN, tras la que estaba el gobierno de Estados Unidos. La muerte del líder libio conmocionaron al mundo por la crudeza con la que fue dado de baja.

Panamá: En 1983 el general Manuel Antonio Noriega, quien tomó de facto el poder en Panamá, después de haber servido a los intereses de la CIA contra el gobierno Sandinista de Nicaragua, se convirtió en un personaje incómodo para los intereses de Estados Unidos al convertirse en narcotraficante

El alto oficial pasó de ser el mejor amigo de la Casa Blanca y un importante informante de la CIA  a convertirse en su enemigo número uno, para lo cual lanzó la operación denominada “Causa Justa” para sacar a Noriega del poder y desmantelar a las Fuerzas de Defensa.

La operación se ejecutó el 20 de diciembre de 1989,  y cobró la vida de varios civiles, pero no se logró la detención de Noriega, logró escapar y se asiló en la Nunciatura Apostólica en Ciudad de Panamá. Finalmente se rindió y fue llevado a Estados Unidos, en donde lo condenaron a 40 años de prisión.

El exdictador estuvo 17 años en una cárcel en Miami, luego un año en Francia y regresó a Panamá a terminar de cumplir la pena y falleció en 2017.

Chile: Después de Cuba con la llegada al poder de un presidente de izquierda a Chile Salvador Allende, la posibilidad de que otros países cogieran el mismo camino en América Latina Estados Unidos se propuso derrocarlos.

Documentos desclasificados de la CIA, evidenciaron que la embajada de ese país en Chile recibió la orden de sondear la  permeabilidad de los legisladores chilenos a ser sobornados para que se negaran a ratificar en el parlamento el resultado electoral, a favor de Salvador Allende. A su vez, invirtieron 3 millones de dólares en propaganda en su contra y se supo después que el entonces Secretario de Estado Henry Kissinger mantenía contactos directos con los militares para darle un golpe de Estado, que finalmente se dio el 11 de septiembre de 1973.

Allende murió en su despacho defendiendo el Palacio de la Moneda, los militares golpistas encabezados por Augusto Pinochet aseguraron que se suicidó con una ametralladora. Versiones recientes sostienen que fue asesinado.

Colombia: Pablo Escobar, narcotraficante famoso, temido y uno de los hombres más ricos del mundo, fue considerado el enemigo más peligroso y dañino para la sociedad estadounidense. El capo logró evadir a las fuerzas de Colombia por años, pues estaban infiltradas y corrompidas por él.

La hora le llegó cuando la inteligencia norteamericana logró a través de sofisticados equipos de rastreo localizarlo cuando hablaba con un teléfono satelital con su familia. Las fuerzas armadas de Colombia, junto a un grupo enviado por Estados Unidos con agentes de la DEA y del FBI, conocido como el “Grupo de búsqueda“, encontraron y dieron de baja a Pablo Escobar cuando huía por los techos de las casas vecinas a donde se refugiaba en un barrio de Medellín.

Siria: Debido a las protestas que se generaron en contra del presidente Bashar al Asad en marzo de 2011, se desató una guerra civil que generó una fuerte crisis, que fue aprovechada por el Estado Islámico (EI) o ISIS. Estos se instalaron en Siria e incrementaron sus fuerzas por encima de los demás grupos rebeldes, esto generó la intervención de Estados Unidos.

Desde Washington respaldaron con armas a rebeldes sirios y más adelante la aviación estadounidense hizo ataques aéreos contra las fuerzas del EI.

Ahora el país de oriente se encuentra sumido en un conflicto entre los opositores del gobierno y las fuerzas que apoyan al presidente, Bashar al-Ásad, quien recibe el apoyo militar ruso.

¿Es el turno de Venezuela?

El régimen de Maduro sigue en el poder y pareciera no dar señales de salir del Palacio de Miraflores,  sinembargo este lunes 25 de febrero se supo que los hijos de Diosdado Cabello, presidente del Partido Socialista de Venezuela (PSUV), organización liderada por el Gobierno, envió a sus hijos a la República de China, usando el apellido materno para intentar pasar desapercibidos. 

Entretanto en Bogotá se realizó la reunión del Grupo Lima a la que asistió como invitado el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en un hecho que causó sorpresa. Su presencia hacia pensar que se anunciaría la intención de intervenir militarmente a Venezuela, esa opción ni se descartó  ni se ratificó, los países que conforman el bloque latinoamericano, exceptuando Brasil no se atreven a  apoyarúblicamente acciones bélicas.

En diálogo con KienyKe.com Luis Matos, periodista venezolano, afirmó que “Por el Canal de Panamá, llevan meses pasando buques militares con bandera estadounidenses y de otras banderas también con mucho armamento y mucho material militar ha pasado desde hace mucho tiempo”.

Dijo también que la fuerza militar que está en la frontera venezolana no es venezolana como tal de sangre, es fuerza cubana: “La ministra Iris Varela (ministra del Servicio Penitenciario) sacó a muchos presos de las cárceles de allá en San Cristóbal (estado fronterizo con Cúcuta) y están armados, es gente qué está infiltrada”.

“Todo está dado para que sea como una intervención, lo que pasa es que no se sabe qué es lo que va a pasar. Es un poco complicado. Espero que cuando se tome la decisión las bajas sean menores pero, lastimosamente, va haber bajas de eso sí estoy seguro”, aseguró Matos.

Finalmente enfatizó que se trata de un tema muy delicado, y reiteró que si la ayuda humanitario no ingresa ahora “no será nunca”, además Estados Unidos quedaría como un “torpe”. Pero, de ser al revés Maduro “entrará en el papel de víctima ‘pobrecito yo, me derrocaron’, entonces se iniciaría un conflicto”.

DIOS TE BENDIGA!!!