jue. Abr 25th, 2019

Sané hace mortal al Liverpool y revive la Premier

Leroy Sané

Leroy Sané

Qué momento del Liverpool para dejar de ser precisamente eso, el Liverpool. Los redssalieron con demasiada cautela y un puntito de complacencia a la espera de su momento para el contraataque y los citizens apenas necesitaron dos zarpazos para acabar con la invencibilidad de los de Klopp (2-1). Guardiola, que tuvo que ser advertido por la intensidad de sus protestas, consigue derrotar a su némesis en los banquillos y revivir una Premier que, ahora a cuatro puntos, vuelve a parecer posible.

Eso sí, ambos equipos empezaron con tanto respeto mutuo, tanta táctica y tanto miedo a perder que parecía que se iba a repetir el decepcionante 0-0 de la primera vuelta. Solo dos ocasiones en la primera mitad, un remate a puerta por cada área, pero el City supo rentabilizar más unas oportunidades que llegaban con cuentagotas.

El primero en tener la suya fue el Liverpool gracias a una combinación maravillosa entre Salah, Firmino, de nuevo Salah y finalmente Mané, que se plantó mano a mano con Ederson y envió el balón al poste. Después, un despropósito en el despeje entre el brasileño y Stones condujo a que el balón traspasase la línea de gol en un 95% de su circunferencia, pero la tecnología hizo justicia y el tanto no subió al marcador.

Parecía que el partido iba a llegar en tablas al descanso hasta que Agüero aprovechó la complacencia de los reds, que empezaban a sentirse peligrosamente cómodos con el empate, y, tras una jugada un tanto embarullada, fusiló a Alisson desde un lateral del área pequeña. El argentino firmaba así su séptimo gol en siete partidos contra el Liverpool en el Etihad.

Sin embargo ya en la reanudación apareció otro que también está en racha, Roberto Firmino, que tras endosarle tres al Arsenal empató el partido de cabeza gracias a un centro fantástico de Alexander-Arnold para Robertson, que prolongó hacia el brasileño. El Liverpool comenzaba a dominar, a imponer su ritmo, pero el City fue capaz de reaccionar rápidamente gracias a la entrada de Gündogan y al gol de Leroy Sané, que cruzó un buen balón al palo largo de Alisson.

Dos paradas monumentales de ambos porteros evitaron que el marcador se volviese a mover, y con este resultado los citizens ya están a tan solo cuatro puntos de los reds mientras que el Tottenham de Pochettino se sitúa a seis de los aún líderes.