Tegucigalpa.- El secre­tario de la Presidencia, Ebal Díaz, manifestó ayer que a pesar de los diversos cargos que ha tenido en la administración del gobernante Juan Orlando Hernández, nunca ha manejado presupuestos y al­gunos de sus puestos son ad ho­norem.

El funcionario compareció en el Foro de Canal 11 donde habló también de los cambios en el gabi­nete y del caso de Antonio “Tony” Hernández.

¿Aspira a un cargo de elección popular?

No, no tengo aspiraciones en este momento.

En este momento, ¿y más adelante?

Uno no puede hablar del futu­ro, pero en este momento estamos enfocados en ayudar en lo que es­té en nuestro alcance al Presiden­te de la República, no es momen­to de lanzar campañas ni ocultas ni públicas.

¿Aspira a ser presidente?

No.

¿Está seguro?

Estoy completamente seguro a que no aspiro a ser presidente por­que no tengo el carisma que se re­quiere para ser candidato del par­tido, hay algunos que quieren ser candidatos y no tienen esa calidez con la gente y la gente no los sigue. Yo no soy de esas personas, yo no tengo habilidad para caerle bien a las masas, yo soy un técnico que le entiende un poquito a la políti­ca en este caso por herencia de mi padre; descubrí que era naciona­lista por una libretita que les daban a los nacionalistas.

¿Cómo conoció al presidente?

Yo trabajaba en el Instituto de la Propiedad (IP), él (Juan Orlan­do Hernández) era secretario del Congreso Nacional y tratábamos temas relativos a la titulación de tierras porque fue una de las prin­cipales banderas de campaña de presidente Porfirio Lobo Sosa, yo era el director de Legalización de Tierras.

Luego empezamos a tratar te­mas relacionados con las reformas electorales yo venía de terminar en Costa Rica un postgrado; des­de ese momento sentí una afinidad y me dí cuenta que estaba frente a una persona extraordinaria que llegaría a ser presidente y se cum­plió esa corazonada y le recono­cí su capacidad de escuchar; ade­más, él solo habla lo que tiene que hablar y no sé si eso se trae o se aprende pero eso es algo que no he logrado.

Van a ver cambios en el gabinete, ¿usted ya presentó su renuncia?

En mi calidad de secretario de la Presidencia me toca solicitar al gabinete sus cartas de renuncia y ya le presenté al Presidente un lis­tado de todos los que me confir­maron haber entregado su carta, yo soy el primero en la lista.

Mi carta de renuncia hacia el Presidente es sincera; el Presiden­te sabe y yo la escribí si el toma esa carta de renuncia yo le escribí dán­dole un recorrido de lo que han si­do mis ocho años con él, día y no­che, Navidades, vacaciones.

Es bastante extenuante, cansa­do y la gente se imagina que uno tiene una bóveda llena de dinero; la gente aprende a ser comprensi­va; yo les digo: les voy a dar mi nú­mero pero escríbame yo le contes­to, si me llama es probable que no le conteste porque estoy en reu­nión, pero la gente ha ido hacien­do eso y en la noche no se me que­da ningún mensaje por contestar.

No es que uno sea descortés o que uno se crea ya, más bien des­pués de ocho años uno va ponien­do los pies en la tierra y va viendo que está más cerca de salir que de continuar, en mi caso.

En mi experiencia con el Presi­dente Hernández hay muchas co­sas de las que me siento orgulloso que ya quedaron ahí, yo fui uno de los que participó activamente en la creación de la Policía Militar del Orden Público y eso es uno de mis orgullos, aunque ideológicamen­te hay algunos que (no) les parece.

¿Usted va a continuar, es una de las personas más leales del Presidente?

Pero también a una perso­na leal la quitan y sigue con el lí­der; precisamente por la confian­za le dicen: mirá amigo voy hacer un movimiento, así lo requiere el país, el gobierno y vos lo sabes bien, por la confianza que te ten­go hacéte a un lado y sabe que no se va a resentir y yo creo que soy de esos.

El otro lado de la moneda es que si el Presidente Hernández necesita otro perfil para secreta­rio de la Presidencia que le ayude a hacer cosas que yo tal vez no he podido hacer en este año de ges­tión, con muchísimo gusto me ha­go a un lado sin resentimiento; el Presidente Hernández lo sabe, yo nunca le he pedido nada, nunca le pedido un puesto.

Otra cosa, nunca he maneja­do presupuesto, eso es muy im­portante porque mucha gente en las redes sociales me acusa de co­rrupto y que me he enriquecido, nunca he manejado presupuesto, nunca he manejado programas. Hasta este año el Presidente me dio la Secretaría de la Presiden­cia y ¿sabe cuánto tiene de presu­puesto la secretaría? L10 millones que luego de tanta contingencia ahí se van, o sea, que solo asumí el riesgo de manejar una cartera.

Yo nunca había manejado una cartera, en los cuatro años pasa­dos que fui secretario del Conse­jo de Ministros, yo no tenía pre­supuesto; en el Instituto de la Pro­piedad soy presidente ad hono­rem; ahí andan investigando en el IP que si recibo esto o lo otro, y no recibo sueldo.

En Conatel andan investigan­do y traen una cadena de denun­cias en mi contra; en el tema de transporte público no tengo nom­bramiento sino como presidente del Consejo Asesor del Transpor­te Público a petición de los mis­mos transportistas, tampoco ma­nejé presupuesto.

Esto no es una queja pero son cosas que no se saben; además, he estado como representante del Gobierno del Programa Hondu­ras 2020, me ha tocado ser repre­sentante del Presidente en el Foro del Golfo de Fonseca y ese es un logro más importante porque lo­gramos el Plan Maestro para de­sarrollo del Golfo de Fonseca.

El Presidente me puso a dirigir todo sobre el Centro Cívico Gu­bernamental, ahí están esos edi­ficios, me tocó dirigir el tema de placas y que ha sido tan polémi­co y que me han acusado de co­rrupción y le he pedido al secre­tario ejecutivo que envíe al CNA una carta para que haga la inves­tigación, no hay ninguna cosa que esconder.

Lo del tema de registro vehicu­lar, apareció Carlos Hernández, que es una persona a la que le ten­go mucho cariño, ASJ ha certifica­do que el IP era la institución pú­blica con mayores niveles de co­rrupción y hoy ASJ dice que el IP es la institución que más ha avan­zado en temas de transparencia de todas las instituciones del Go­bierno.

Pero en el tema de registro ve­hicular dice de manera indirecta que hay funcionarios que no se arrodillan y piden perdón y ese es un tema que tiene muchas co­sas ocultas, pero Carlos Hernán­dez nunca me ha pedido una au­diencia o reunión para que hable­mos de ese tema porque no pue­de ser uno que se maneje correc­tamente en una gestión y en otra sea corrupto. No ha habido ese acercamiento.

El caso de “Tony” Hernández, ¿cómo está el Presidente con eso? ¿Qué tanto afecta al Gobierno eso?

En el combate y la lucha contra el crimen organizado, el Presiden­te inició y no fue un juego; era pre­sidente del Congreso cuando se reforma el artículo 102 de la Cons­titución para permitir la extradi­ción y yo estuve acompañando al Presidente la noche que se dio la primera extradición. Cuando vi­

nieron unos helicópteros de las Fuerzas Armadas de Estados Uni­dos a llevarse a unas personas ex­traditadas y estuvimos hasta las 3:00 de la mañana.

Desde ahí se han venido dan­do extradiciones, ya casi los 20 y se han desmantelado cárteles de la droga, ha habido una lucha sin cuartel, sin descanso que se ve re­flejado en la baja de los niveles de homicidios en el país.

Luego están las estructuras de las maras y pandillas del país que también se han combatido y se si­guen combatiéndose, el Presiden­te se ha comprometido en el com­bate al narcotráfico, crimen orga­nizado y desafortunadamente el caso de su hermano, “Tony” Her­nández, quien ha sido vinculado por las instituciones del gobierno de Estados Unidos y en un viaje que hizo lo detuvieron.

Algunos dicen que cómo el Presidente no se dio cuenta, mi­re, yo voy hablar no tan diplomá­ticamente, si el señor “Tony” Her­nández es lo que dicen las acusa­ciones por qué no lo capturaron la primera vez que él fue a presen­tarse, porque él fue y se presentó y no lo detuvieron.

Yo lo que digo es que el siste­ma norteamericano es uno de los más precisos que hay en el mun­do, pero hace unos días salió una noticia en donde años después re­tiran los cargos a una persona que fue llevada de Honduras y hoy di­cen que no tuvo nada que ver.

En este caso, el Presidente Hernández lo que hace es respe­tar esas decisiones y le dice a su hermano: ‘vaya dé la cara’ y en es­ta ocasión, ‘vaya, defiéndase’ pe­ro el presidente está actuando co­mo Presidente y responsable de un país y dejando los intereses de amistades y familiares a un lado y su compromiso irrestricto con la seguridad del pueblo hondureño.

No ha intervenido ni va inter­venir ni ha hecho una llamada a los Estados Unidos ni a ningún otro gobierno, obviamente co­mo cualquier ser humano, espera que su hermano justifique y ten­ga una buena defensa y esos car­gos sean desvanecidos, pero en el caso de ser hallado culpable pues que aplique la ley.

Cómo se traslada eso al presi­dente Hernández, claro que tiene una repercusión, porque tenemos una oposición política que apro­vecha y capitaliza eso la oposición para atacar al Presidente y para debilitar su gestión, pero tam­bién las personas que saben valo­rar, reconocen que el Presidente se está portando correctamente, con valentía, sigue dando la cara y sigue empujando la lucha contra el crimen organizado y no va dis­minuir su postura ni se va a ablan­dar, al contrario la va incremen­tar, ese el compromiso.

El Gobierno de Estados Uni­dos ha de valorar también que el Gobierno de Honduras ha contri­buido o no a la lucha contra el cri­men organizado y narcotráfico y es importante que ellos den sus valoraciones en este tema.

El Gobierno con sus propios recursos a través del pago de sus impuestos ha contribuido firme­mente a que el trasiego de dro­ga no pase por el país y ahí están las estadísticas; gran parte de la droga se empezó a desviar y lle­gar a Chile, Argentina, Uruguay y Honduras se convirtió en escu­do para que no siguiera el trasie­go de la droga que venía desde el sur hacia el norte.

No digo que no se sigan dando, pero se ha disminuido con inver­sión y compromiso del presiden­te Hernández, el Ministerio Públi­co, el Congreso Nacional y otras fuerzas.

En ese tema, el Presidente es­tá firme trabajando; el tema de su hermano no lo afecta en cuanto a su compromiso, si políticamente lo van a seguir atacando, de que si su hermano andaba en eso el Pre­sidente también y así como en otros temas, como corrupción, el Presidente va a seguir abriendo espacios para que haya una admi­nistración transparente.

Y desde un punto de vista hu­mano, le ha tocado muy duro por­que perdió a su hermana y en me­nos de un año, su hermano me­nor está detenido enfrentando un juicio, cualquier ser humano ya se hubiera quebrado; otro pre­sidente de otras cualidades estu­viera de rodillas y nosotros cree­mos que no le reconoce y no va­lora, pero como Morazán dijo: el tiempo se encarga de hacer jus­ticia cuando se actúa correcta­mente.

En este caso el Presidente está actuando con mucha corrección, como un hombre comprometido con su familia y su país. El Presi­dente va a seguir con la lucha, no se va a doblegar y sigue trabajan­do porque es un hombre que es­tá pendiente de todo y no he vis­to que ha caído por este tema de su hermano.

Publicidad