El presidente del Comité Central del Partido Nacional (CCPN), Reinaldo Sánchez, manifestó que esa organización política no responderá los ataques provenientes de la oposición por respeto al pueblo hondureño que tiene el derecho a disfrutar de esta temporada navideña.

Así lo indicó Sánchez durante un convivio navideño ofrecido a los miembros de la prensa, que cubren la fuente política, donde recordó que este año al Partido Nacional le ha tocado atravesar por momentos difíciles y complicados, pero sigue con su mirada puesta en el horizonte y con la claridad de que antes de los intereses personales, primero está Honduras.

“Quedan retos muy importantes por resolver para 2019, cosas que no podemos dejar de lado porque eso sería un error; cuando a uno le toca estar al frente de la batalla tiene dos opciones, o se va hasta el final sin saber cómo le fue en la batalla o enfrenta esto como debe de ser”.

En ese sentido, entre esos retos se refirió a la propuesta de reformas electorales que son necesarias y condicionales para el próximo proceso electoral del 2021 tanto en las elecciones primarias como en las generales, pues sin reformas electorales profundas, creíbles y apropiadas para el país, no se puede llegar a los comicios venideros.

“Necesitamos que nuestra democracia se robustezca y se fortalezca, pero que sobre todo el pueblo hondureño tenga la confianza en los órganos que dirigen los procesos electorales en el país, lo que pasa también por tener un sistema de identificación que igualmente le dé la confianza a la población”.

Refirió que sobre lo anterior hay recomendaciones como al que entregó la Organización de Estados Americanos (OEA), al Congreso Nacional, las que personalmente Sánchez se ha tomado un tiempo para leerla y espera analizarla más profundamente en estos días.

No obstante, considera que la misma recoge el pensamiento de los partidos políticos en temas como el fortalecimiento del Tribunal Supremo Electoral (TSE), y en eso el Partido Nacional está de acuerdo en que la administración de los procesos electorales debe estar separada del órgano jurisdiccional que falle sobre los reclamos que puedan haber, con tiempo suficiente, con reglas definidas y sobre todo que le dé la garantía y la certeza al pueblo hondureño de que no va a pasar uno, dos o tres años para que se conozca un fallo sobre un reclamo ante el órgano competente.

Asimismo, el nacionalismo coincide en que la identificación nacional del país debe ser profunda, creíble para que no vuelva a permitirse de que la población vaya en un momento a creer, o dar chance a los políticos en general, y empiecen a construir discursos con temas como de que los muertos votan o que los extranjeros también ejercen el sufragio en Honduras cuando viven en otros lugares y un sinnúmero de historias de sobra conocidas.

Añadió que al final eso no abona a la democracia, al país y al pueblo hondureño, porque por muy imperfecto que el país sea, es nuestra tierra, el suelo que Dios escogió para poder vivir en él y si a Honduras le va mal, a todos nos va mal.

Otra coincidencia con la propuesta de la OEA, es que la participación de la mujer en la vida política debe ser amplia, profunda y verdadera, aunque el Partido Nacional se adelantó a ese paso y en sus planillas tiene un 50 por ciento mujeres y 50 por ciento hombres e igualmente el 50 por ciento son jóvenes menores de 35 años.

En lo que no está de acuerdo es que se limite el porcentaje de participación de la mujer porque puede ser que en un momento el Partido Nacional podría decidir que sea el 70 ciento de mujeres que integren las planillas y eso debe permitirse porque sería un error ponerle un tope.

Publicidad