mar. Abr 23rd, 2019

La miss transexual que rompe moldes en Mongolia

Solongo Batsukh

Solongo Batsukh

Solongo Batsukh, una mediática reina de la belleza transexual, siempre se muestra elegante y afronta el invierno glacial en Mongolia con un fino vestido negro debajo de un abrigo de color pastel.

“No quiero parecerme a un bollo”, asegura esta joven de 25 años, mientras se dirige al salón de belleza donde trabaja como agente publicitaria, en uno de sus videos en Facebook.

Gracias a esta sinceridad y a su autoestima, Solongo decidió en octubre presentarse a la primera competición organizada en su país para elegir a la candidata de Mongolia para el concurso de Miss Universo, que se celebró en Tailandia.

Aunque no logró ser la candidata de su país, Solongo Batsukh se convirtió en un símbolo en un país muy conservador.

Si hubiera ganado, hubiera competido en Bangkok al lado de la representante española Ángela Ponce, la primera candidata transexual en la historia de Miss Universo.

“Quería inspirar al mayor número de mujeres posible”, afirma Solongo en declaraciones a la AFP. “Estoy muy orgullosa de haber tenido la oportunidad de competir. La Solongo que he creado es una verdadera ganadora en mi corazón”, añade.

No obstante, su participación en el concurso de belleza generó una gran polémica en Mongolia.

“El mundo tendría una imagen negativa de nuestro país si nos representara un hombre, teniendo miles de mujeres magníficas”, se puede leer en un mensaje en la página de Facebook de Miss Universo Mongolia.

 ‘No hay que esconderse’

Estas críticas, sin embargo, no intimidaron a Solongo, que nació en un cuerpo masculino en Bilguun, en la provincia semidesértica de Dundgovi, en el centro de Mongolia.

Cuando trabajaba para la asociación “Juventud por la Salud”, que da consejos sexuales a las personas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), se dio cuenta de que en realidad era una mujer en el cuerpo de un hombre. Entonces, empezó a llevar pelucas y vestidos e inició un tratamiento hormonal.

Es de una de las pocas personas que afirman abiertamente que son transexuales en Mongolia, donde el 80% de las personas LGBT prefiere esconder su verdadera condición sexual, según un estudio de la ONU.

“Resulta muy difícil para los transexuales encontrar un trabajo”, lamenta Baldangombo Altangerel, un responsable del centro LGBT.

El año pasado fue difundido en las redes el video de una persona transexual víctima de agresiones físicas, lo que evidenció la difícil situación de las personas LGBT en este país asiático de 3 millones de habitantes.

Solongo intenta ahora aprovechar su fama para combatir estos prejuicios. Tanto en las redes sociales como en la televisión explica que ser transexual no es fruto de ninguna enfermedad mental ni conlleva prostituirse.

Solongo trabaja como maquilladora, viaja muy a menudo y se hizo muy famosa en su país tras haber terminado en la décima posición en una concurso de belleza transexual en Tailandia.

“Si seguimos escondiéndonos, la sociedad continuará odiándonos. No nos conoce”, defiende.

Un ejemplo 

No obstante, Solongo también se muestra crítica con la comunidad transexual, ya que se lamenta demasiado y no hace suficientes esfuerzos para ser reconocida.

“En lugar de decir, ‘somos seres humanos como el resto’, tenemos que demostrarlo a través de nuestros propios actos. Mostrar al resto de personas que nos ganamos la vida como todo el mundo”.

Solongo, cuya página de Facebook cuenta con 120.000 seguidores, impulsará una emisión en la que participarán cinco mujeres que quieren dotarse de una nueva imagen. Ella las ayudará a perder peso, cambiar su peinado o forma de maquillarse.

“Sus objetivos y su paciencia resultan inspiradoras”, asegura Sarangoo Sukhbaatar, de 25 años, que es una de las cinco mujeres seleccionadas. “Si un hombre puede ser tan guapo como ella, las mujeres aún pueden ser más bellas”, afirma Sukhbaatar.