Las remesas enviadas a familias hondureñas desde el exterior constituyen la tercera fuente de ingreso del hogar representando el 6 por ciento, superado únicamente por los salarios en un 56.5 por ciento y las ganancias como cuenta propia 26.2 por ciento.

Los datos son parte de la LXI Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM) realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), correspondiente a junio pasado, en base a 2 millones 152 mil 827 hogares.

Mientras, el Banco Central de Honduras (BCH) establece que al cierre de noviembre ingresaron 4 mil 600 millones de dólares, significó un crecimiento de 300 millones en relación a los 4 mil 300 millones recibidos en todo 2017.

Las remesas son una fuente importante de entrada para el hogar en el área rural y en el resto urbano (excluyendo Distrito Central y San Pedro Sula), donde su participación dentro del ingreso per cápita es de 6.7 por ciento y 6.9 por ciento respectivamente, agrega la encuesta del INE.

Normalmente en diciembre el promedio mensual de estos envíos de dinero, especialmente desde los Estados Unidos donde viven un millón de hondureños, crecen en un 50 por ciento.

En ese contexto para cierre de 2018 los flujos monetarios superarían los 4 mil 900 millones de dólares, una cifra récord en relación a años anteriores, pese a que para este año analistas económicos habían pronosticado una considerable reducción debido a medidas adoptadas por el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos.

Esos recursos son la principal fuente de divisas del país, por encima de las exportaciones como el café, los productos de la maquila, el camarón y otros, detalla el informe semanal del BCH.

Según la misma encuesta del INE, el ingreso proveniente de bonos se concentra en los quintiles más bajos, así como las ayudas familiares y las particulares. Al contrario, las pensiones y los alquileres suben a medida que aumenta el quintil.

Publicidad