Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existes ciertas prácticas cotidianas que afectan directamente la salud de nuestro cerebro y el rendimiento del mismo.

Con el fin de evitar dichas prácticas y prevenir cualquier tipo de enfermedades cerebrales a mediano o largo plazo, la OMS dio a conocer 11 de ellas por medio de un estudio realizado estudio realizado por neurocientíficos de la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona, España.

La lista de la OMS integra las prácticas siguientes:

1. No desayunar: diferentes investigaciones han constatado que la omisión del desayuno provoca un estado fisiológico que afecta negativamente a la función cognitiva y el aprendizaje.

2. Dormir con la cabeza cubierta: esto puede ocasionar efectos dañinos en el cerebro por el aumento de la concentración de dióxido de carbono.

3. Alto consumo de azúcares: la absorción de proteínas fundamentales para el desarrollo de la actividad cerebral se immpumpe por el exceso de azúcar.

4. La soledad: las probabilidades de mortalidad aumenta en las personas ancianas cuando sufren de soledad. La corteza frontal es más grande cuando el número de amigos con los que contamos aumenta.

5. Comer en exceso: estudio publicado en la revista Cell en el 2008 reveló que comer de más “enloquece” al cerebro y genera un daño que podría causar diabetes, enfermedades cardíacas y otras dolencias.

6. Reacciones violentas y estrés: las arterias del cerebro se endurecen con este tipo de reacciones, generando que con el tiempo se disminuya la capacidad mental.

7. Forzar el cerebro cuando se está enfermo: lo ideal en esos momentos es guardar reposo, por lo que no se recomienda trabajar o estudiar cuando esta enfermo porque a largo plazo provoca la baja eficacia del cerebro.

8. Dormir poco: estudio británico realizado en una muestra 5.431 personas y elaborado por investigadores del departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College London, demostró que dormir menos de 7 horas disminuye las funciones cerebrales y cognitivas.

9. Falta de actividad física: hacer ejercicio con constancia refuerza la salud mental y ayuda que la estructura y el funcionamiento del cerebro sean más óptimos.

10. Fumar: además de que es perjudicial para la salud, fumar en lugares cerrados por más de una hora afectan los vasos sanguíneos del sistema nervioso central.

11. Permanecer en un lugar contaminado: por ser el cerebro el órgano que más oxígeno consume, estar en un lugar contaminado disminuye el suministro de oxígeno lo que provoca una insuficiencia en su funcionamiento.

Publicidad