Si aún no sabes cómo implementar esta técnica en tu relación, ¡aquí te decimos cómo!

Aunque tu pareja esté a kilómetros de distancia, basta una llamada para gozar, disfrutar y llenarte de placer sustituyendo las caricias y los roces por palabras que lo exciten y a ti también, por supuesto.

Paso 1: ¡Llénate de ideas!
Antes de hacer la llamada, busca un poco de inspiración: lee novelas eróticas o busca en la red relatos que contengan lenguaje gráfico y sensual para aplicarlo en tus llamadas.

Paso 2: Toma el teléfono.
Llámale y haz que la conversación se caliente un poco haciendo comentarios sexy: descríbele lo que traes puesto y dile cómo te gustaría que te lo quitara de encima.

Paso 3: Establece el ambiente.
Ya que la conversación está un poco subida de tono, decide a dónde quieres llegar y el tipo de lenguaje que usarás: erótico, dulce, salvaje… También toma en cuenta los gustos de tu pareja y lleva la llamada hacia ese lado. Piérdele el miedo a decir cosas explícitas si es que eso le excita.

Paso 4: ¡A jugar!
Ya entrados en la conversación y con la emoción corriendo por las venas y por el cable del teléfono, puedes empezar a acariciarte y a describirle lo que estás haciendo. Deja que tu imaginación fluya y escucha atentamente todos sus sonidos y palabras, ¡verás que no será nada difícil alcanzar un orgasmo sincronizado!

Publicidad