El aguacate es un fruto muy utilizado en la cocina. De suave y cremoso sabor, es ideal para preparar desde salsas y aderezos, hasta para complementar ensaladas y todo tipo de platillos.

Nos encanta incluirlo en todas nuestras comidas, pero siempre desaprovechamos una parte importante de él: su hueso.

El fruto es bien conocido, por su alto contenido en antioxidantes. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que el hueso contiene más de 70% que las que contiene su pulpa. Estas moléculas son las encargadas de combatir el envejecimiento y disminuir sus complicaciones.

También se ha descubierto que, al contener diversos tipos de flavonoides como la biscatequina, tiene efectos antitumorales y antimicrobianos, que ayudan al cuerpo a combatir el cáncer.

Otro de sus maravillosos efectos en la salud es que ayuda a controlar el colesterol, gracias a su alto contenido en fibra, que es incluso mayor al que contiene la avena integral; por lo que se puede usar para prevenir enfermedades cardiovasculares.

 ¿Cómo tomarlo? 

Lava el hueso y retira la piel. Hierve en un litro de agua por 15 minutos a fuego lento, retira el hueso y deja enfríar.

Este té lo puedes tomar antes del desayuno o antes de irte a dormir.

Contraindicaciones: El abuso de la semilla de aguacate puede provocar estreñimiento debido a su contenido en taninos, por lo que no es recomendable tomar más de dos tazas al día.

Esta infusión no se debe de consumir durante el embarazo o lactancia, ni en caso de ingerir medicación anticoagulante, ya que inhibe su acción.

No olvides consultar a tu doctor antes de hacer una variación en tu dieta o incluir un superalimento como este.

Publicidad