¿Eres de las que saltas de la cama al baño después de tener relaciones sexuales? Según especialistas hay ciertas conductas que pueden perjudicar tu salud. Acá te las compartimos.

  • No ir al baño: Durante la penetración se pueden empujar las bacterias directo a la vejiga. En consecuencia los expertos advierten que puede surgir infecciones. Recuerda que solo te tardarás unos minutos y luego puedes quedarte relajada con tu pareja y asegúrate de limpiar muy bien tu zona intima.
  • Uso de toallitas húmedas: Estás podrían causarte irritación, comezón e inflamación ya que algunas contienen alcohol, glicerina o algún tipo de aceite. Si deseas limpiarte solo utiliza agua.
  • Darte un baño: El uso de jabón puede causarte irritación y secar tu zona V. La vagina es un órgano que tiene la facilidad de limpiarse por si sola y hace lo necesario para mantener todo balanceado.
  • Dormir con lencería sexy: La ropa sintética acumula humedad y puedes correr el riesgo de contraer alguna infección por cándida.  Así que saca de tu closet esa ropa de algodón que permita respirar tu zona intima.
Publicidad