Tegucigalpa, Honduras.

Juan Jiménez Mayor, vocero de la Maccih, reveló nuevos detalles sobre el sonado caso conocido como “Red de diputados” en el que se implican a varios congresistas de malversar fondos del Estado.

Según Mayor, más de 300 millones de lempiras fueron drenadas por diputados en los últimos tres congresos y que ubicaron una oficina destinada a falsificar documentos y evidencias para justificar los falsos gastos.

“Fue una diligencia que duró varias horas en donde funcionarios del Ministerio Público, Ufecic y la MACCIH y levantamos una serie de documentos relacionados a este caso. Todas las supuestas rendiciones de cuentas de programas que no se elaboraron y se hicieron papeles. Se aprobaronn montos para oenegés y había una red de acopiadores que rodean al imputado sobre proyectos y ofrecimiento de dinero”, reveló.

“Hicimos unos allanamientos a unas oficinas privadas y encontramos un equipo de gente que estaba redactando, haciendo expedientes de sustentación de gastos para la Secretaría de Finanzas y están cometiendo otros delitos como falsificación para demostrar que los fondos fueron ejecutados”, explicó.

“Los hallazgos fueron hechos en oficinas privadas e hicimos esta operación; en noviembre hicimos una parte y tenemos toda la documentación de estos proyectos que ejecutaron las oenegés y la rendición de cuentas y la medida de aseguramiento de unas firmas privadas para actuar con mucha rapidez para poder sustentar los gastos de recursos públicos”, añadió.

De acuerdo a Jiménez Mayor, destapan esta información ahora puesto que el Congreso Nacional aprobó reformas a la Ley de Presupuesto que bloquean su investigación.

Sin embargo, el Congreso Nacional y el Tribunal Superior de Cuentas aseguran que la Maccih simplemente ha malinterpretado las reformas y que siguen teniendo toda la potestad de continuar investigando sin ninguna restricción.

Publicidad