Choluteca. Ejecutivos y voluntarios de la empresa Lufussa se hicieron presentes a la playa El Venado, en Punta Condega, Golfo de Fonseca hondureño, donde se liberaron alrededor de 50 mil tortuguitas.

Durante 10 años consecutivos se lleva a cabo en una actividad que tiene como objetivo principal la conservación y preservación de esta especie que se encuentra en peligro de extinción.

Todos los años, a principios de septiembre, el sur de Honduras es testigo de la llegada de cientos de tortugas que se adentran en el Golfo de Fonseca para desovar. En su breve visita a las playas de la región, cada una de ellas dejará entre 80 y 120 huevos que 45 días más tarde eclosionarán.

A pesar del elevado número de huevos, las tortugas que llegan a adultas son muy pocas. Constantemente los nidos son atacados por depredadores naturales como diversos animales, impidiendo que muchas de ellas lleguen siquiera a nacer.

Las que sí lo hacen y logran atravesar la arena de la playa, han de superar una larga travesía en el mar llena de obstáculos, entre ellos aves y peces, lo que hace que solo unas cuantas consigan salir del golfo y alcanzar la edad adulta.

SÍMBOLO DE IDENTIDAD

La tortuga golfina se ha convertido en un símbolo de identidad de las comunidades costeras del sur de Honduras y su protección se ha hecho indispensable para intentar revertir el proceso de extinción.

Para detener esta tragedia, los habitantes de El Venado, Punta Condega, Punta Ratón, Cedeño y Boca del Río Viejo, comunidades situadas en el municipio de Marcovia, Choluteca, se organizan en auténticas brigadas y comités para patrullar las playas y recoger los huevos que las tortugas dejan en las playas, trasladándolos a unos viveros que vigilan 24 horas al día, a la espera de que nazcan las nuevas tortugas del golfo.

Christopher Kafie, de Lufussa, expresó refiriéndose a este programa: “Llevamos diez años apoyando con mucho entusiasmo este importante programa. Reiteramos que Lufussa, además de generar la energía que Honduras necesita para su desarrollo al precio más bajo, prioriza el cuidado del medio ambiente, así como el mejoramiento del nivel de vida de nuestras comunidades vecinas.

Quiero aprovechar también para felicitar a CVC-Golfo, MiAmbiente, las comunidades y pescadores de la zona sur por su compromiso, ya que son elementales para el éxito de la conservación de la tortuga golfina”.

TEMAS
Publicidad