Durante los paseos familiares es indispensable llevar un refrigerio sano, variado y divertido, para garantizar el bienestar de los menores que padecen diabetes. Este consejo de nutrición también lo pueden tomar los adultos que padecen este condición de salud.

nutricionDI

Para un adulto la alimentación es un tema complicado, ya nos podemos imaginar cómo lo es para un niño a la hora de ir al colegio o a un paseo familiar. Ahora te contamos que ¡No hay razón por la que no pueda comer delicioso en la escuela!.

¡Los aperitivos pequeños y fáciles de comer serán de especial utilidad a la hora de la merienda de los pequeños!

La clave está en la lonchera que se le prepare debe de ser balanceada, nutritiva y saludable para mantenerlo equilibrado con los niveles de glucosa. Puedes prepararle alimentos variados para que el pequeño no se sientan atraídos por la alimentación chatarra que puedan llevar otros niños.

NutricionDI1

Algunas recomendaciones:

  • Una manzana chica en cuadritos con tres cucharadas de queso cottage.
  • Un sándwich, que contenga: una rebanada de jamón de pechuga de pavo, dos rebanadas de pan integral, una hoja de lechuga romana. Dos rodajas de tomate, una cucharadita de mayonesa light y mostaza al gusto.
  • Ensalada de verdura: 1⁄2 taza calabacitas rebanadas con queso panela y cebolla en rodajas.
  • Ensalada de fruta: con mango en cuadritos, lechuga romana y orejona, 1 cucharada de crema y 5 nueces de castilla.
  • Pan integral rellenos de jamón de pavo, con lechuga o tomate, aderezado con mayonesa preparada con yogurt.
  • Pan integral con queso fresco sin sal.
  • Dos cucharadas de frutos secos. (Maní, pistachos, almendras, coco rayado sin azúcar).
  • Jugos naturales de frutas naranja, zanahoria o fresas. Sin azúcar.
  • Ensalada de fideos con verduras (lechuga y zanahoria picada) y jamón de pavo.

nutricionDI3

Recuerde que su hijo debe comer a las horas adecuadas, no puede saltarse las comidas. Por ello solicite a los profesores que le autoricen comer antes que los demás niños; ya que él no puede esperar hasta la hora del recreo, pues corre el riesgo de sufrir hipoglicemia. Esta es una alternativa para equilibrar sus dosis matutinas de insulina. Asegúrese que el personal de la escuela sea consciente de que su hijo coma tranquilamente cuando sea necesario.

Publicidad