El ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, manifestó, tras reunirse con las representaciones de la oposición; con el representante de Naciones Unidas, Igor Garáfulic, y con el embajador de España, Guillermo Kirkpatrick, que el gobierno espera que en la cita que volverán a sostener el próximo martes, se finalice con los acuerdos que espera la comunidad hondureña.

Explicó que puntos en los que no hay consenso, como la amnistía, algo que la representación del gobierno no apoya, así como otros temas, se enviarían al Congreso Nacional, dentro del documento final, para que en ese poder del Estado se le dé el debate parlamentario a fin de que toda la población y las fuerzas políticas puedan participar en ese debate.

Eso incluye la propuesta de la amnistía y la consulta ciudadana con las acotaciones del Partido Liberal en relación con la reelección presidencial, y en ese sentido la respuesta fue positiva de darse un poco más de tiempo para que ellos lo puedan analizar.

“Nos parece que ese es un avance importante, espero que el martes que nos volvamos a reunir podamos materializar ese acuerdo; ojalá que sea así y ya cerremos esta etapa y se pueda turnar al Congreso Nacional para su debate”.

Díaz señaló, en relación con declaraciones vertidas por el excandidato presidencial Salvador Nasralla, que le parecen “absolutamente irresponsables e irrespetuosas”, especialmente con sus representantes y los delegados del Partido Liberal, y es algo que el gobierno rechaza categóricamente, al aseverar que hay billete bajo la mesa en Naciones Unidas.

“Yo pido que Naciones Unidas haga una aclaración pública si se ha percatado de si ha habido una acción como esa, pero nosotros rechazamos y condenamos esas declaraciones, que solamente demuestran la irresponsabilidad con la que actúa esta persona”, recriminó.

Indicó que él reprodujo las declaraciones de Nasralla en la mesa de Naciones Unidas; las escucharon todos los representantes y el gobierno las rechazó y las condenó, por lo que se ha desmentido públicamente, y lo condenable es que está actuando contra sus mismos representantes y contra la delegación del Partido Liberal al asegurar que hubo dinero bajo la mesa.

Publicidad