Una jueza de sentencia confirmó que ni la droguería Astropharma, ni la familia Gutiérrez fabricaron las famosas pastillas de harina y condenó por fraude al fabricante, laboratorios Laín, representado por el empresario y dirigente deportivo, Miguel Flores Cisneros.

“Esta jueza unipersonal del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa lo declara culpable del delito de otros fraudes conforme al artículo 242, numeral uno de nuestro Código Penal vigente”, dictaminó la togada.

Los abogados de la familia Gutiérrez sostuvieron desde un principio que el Ministerio Público se equivocó al acusar a sus clientes, ya que ellos no eran los fabricantes de las tabletas que presentaron problema de disolución al momento de ser recibidas por el Ministerio de Salud.

Los jueces estuvieron más de 10 horas esperando que Lain presentara los documentos falsos que le había presentado a Astropharma en el 2011 y nunca los presentó, por temor a caer en otro delito.

Tras dos días de audiencias, la jueza leyó el fallo el sábado por la noche, explicando que las tabletas que Lain le vendió a Astropharma, no cumplieron las especificaciones de disolución, causándole además un perjuicio económico de 1.5 millones de lempiras.

“Pónganse de pie, por favor, don Miguel, esta jueza unipersonal de sentencia de Tegucigalpa, lo declara culpable a usted del delito de otros fraudes conforme al artículo 242, numeral 1 de nuestro Código Penal vigente”, le dijo la togada.

La querella promovida por Astropharma incluía el delito de estafa, pero la jueza absolvió a Flores Cisneros de este delito, “dado que conforme al principio de especialidad de la normal, el delito de otros fraudes, excluye el delito de estafa”.

La togada anunció una nueva fecha para individualizar la pena contra Flores Cisneros, que podría ser entre seis a nueve años de cárcel. No obstante, el empresario y exdirectivo deportivo podrá seguir en libertad, ya que apelará este fallo y a la espera también de un recurso de amparo que presentó ante la sala constitucional y que le permitió dilatar por dos años este juicio.

La jueza aclaró también que “me tomé el tiempo suficiente para revisar todos los medios probatorios, eran extensos, en algún momento había que tener una lectura a conciencia para poder entender los conceptos y lo que ello significaría al momento de tomar una decisión”.

LOS HECHOS

Los hechos se remontan al 2011 cuando Astropharma ganó una licitación a la Secretaria de Salud para venderle 20 millones de pastillas de Ácido Acetil Salicílico (ASA por sus siglas en inglés) por un valor de 1.8 millones de lempiras.

Para cumplir con las exigencias de la licitación pública, Astropharma contrató a Laboratorios Internacionales (Lain) como fabricante, en virtud que desde el 2010 era uno de sus proveedores.

Una vez que Astropharma entregó el producto a la Secretaría de Salud, los laboratorios oficiales revelaron que las pastillas presentaban problemas de disolución. Ante esto, el Ministerio Público acusó a Astropharma y no a Lain, por daños a la salud y fraude contra el Estado.

En la acusación, el MP imputó al gerente de Astropharma, Gilberto Lezama Toro, pero también a la familia Gutiérrez, como accionistas de la droguería, encabezada por el empresario Marco Tulio Gutiérrez y sus hijos Julio, Yineth y Lena, ex vicepresidenta del Congreso, quien perdió su diputación y se encuentra con medidas sustitutivas junto a sus familiares.

El apoderado legal de la familia Gutiérrez, Jaime Banegas, explicó que el fallo contra Lain plantea un nuevo escenario, ya que el MP está obligado a revisar la acusación en contra de sus defendidos, al demostrarse que ni Astropharma y muchos menos la familia Gutiérrez son los fabricantes de las referidas tabletas.

Banegas agregó que sus clientes han sido víctima de una campaña de odio por las redes sociales, al tildarlos de fabricar pastillas de harina y hasta de causar la muerte de tres mil pacientes en el Seguro Social, cosa que está totalmente alejada de la realidad, ya que el contrato fue con el Ministerio de Salud.

Publicidad