Talanga, la gran ciudad situada en el departamento de Francisco Morazán, ubicada a unos 52 km (por carretera) desde Tegucigalpa (capital de Honduras), reconocida como ciudad en el año 1981.

Los primeros registros de población se remontan al año de 1791, cuando aparece formando parte del curato de Cantarranas. En 1829 fue declarado como municipio por Pedro de Alvarado.

El nombre de Talanga se recibe por su ancestro origen y significado como “Tierra de Fango o Lodo”  conociendoce anteriormente como la descripción geográfica de este valle.

Visitar Talanga y poder tener la experiencia de conocer “las galeras”, concedido por este nombre a los lugares donde se procesa artesanalmente la caña de azúcar, es poder asistir a la elaboración de la tan apetecida miel de caña, el mico, la cachasa negra y caldo de caña. Los campesinos talangueños no dejan atrás la producción de todos estos provechos.

En su producción agro industrial se degustan las Rosquillas con reputación afamada a nivel internacional, y es que resulta que  ganan bastante anhelo al ser degustadas con una buena taza de café o habitualmente y como costumbre hacer de las rosquillas en miel un sabroso postre en la Navidad.

Talanga  es un municipio que dejará a cualquiera que conozca su tradiciones, con buen sabor cultural, gracias a su rica clasificación en cultura gastronómica.

Un pueblo de religión católica celebra cada año para el día 12 de noviembre (Día de San Diego) su feria Patronal en honor a ese santo, celebrando esta fiesta con mucho júbilo.

Esta fiesta se celebra desde inicios de noviembre hasta finales del mismo mes, cerrando con la gran Expoventa de comidas típicas de todo el país. particularmente cada actividad  durante el transcurso de este tiempo se llevan a cabo para honrrar a su santo patrón.

Además de esto se elige la Reina de la Feria, donde se demuestra la belleza con la que cuenta la ciudad.

La gastronomía de navidad talangueña se hacen nacatamales, que es un plato típico del país, cocinado en mayor parte con masa de maíz y carne de cerdo.

En esas fechas también se pueden degustar las rosquillas en miel (hechas con miel de caña). Así como las torrejas, elaboradas de pan de yema, huevos y miel.

Los jóvenes se divierten reventando cohetes (llamados petardos en otros países —como España—), y haciendo muñecos de trapos rellenos de pólvora para quemarlos, simbolizando la despedida de año viejo; y dándole la bienvenida al nuevo. Además viendo los pesebres que se han diseñado en las viviendas más cercanas o en las de los familiares, y el árbol de navidad que no falta casi nunca en ninguna casa.

Pasando un poco más los días en ese mes llegamos fin de año disfrutando de la misma gastronomía añadiendo las torrejas en miel. y siguiendo con los pesebres, los árboles de Navidad y los cohetes. Algunas personas aprovechan la semana entre la Navidad y el fin de año para modificar los pesebres (llamados “nacimientos” en la localidad), y muchos niños consumen el tiempo recaudando dinero para ponerle petardos a los viejos que llegadas las 00:00 horas del país, entre el 31 de diciembre y el 1 de enero, se queman disparando todo tipo de artilugios de pólvora.

La fiesta más original de este pueblo (y quizá única en el país) es el Día de las Damas, que se celebra el primer lunes después de la Semana Santa, es toda una fiesta en todo el pueblo. Bailando al compás de la marimba . Un grupo de hombres de la localidad disfrazados de mujeres y con máscaras sacan a bailar a todos los hombres de la ciudad que estén cerca de donde la marimba este tocando, siempre después de una buena correteada por las calles aledañas; y hay de aquel que se resista mucho o diga algunos insultos a las «damas» se las tendrá que ver con el viejo, que le castigará con su fajón.

Considerando como patrimonio por cada talangueño un gigantesco y sorprendente  árbol de Ceiba ubicado en un barrio que lleva el nombre de “La Ceiba” en referencia a la nombre de la especie de este arbol, se contempla como patrimonio del municipio por su historia y antiguedad. Éste gigantesco árbol con dimensiones de mas 20 metros de diámetro formado por sus innumerables ramas que empiezan en un tallo de gran tamaño brindando una acogedora y fresca sombra para cualquier talangueño que transite por debajo de este, haciendo referencia a Talanga y a este árbol se puede resumir la historia, su valor cultural y moral de este municipio empezando por las raíces y  trayendo a la memoria los fundadores de este municipio y originando los primeros pasos hacia la propulsión de una gran ciudad.

El gran tronco refleja la gran fuerza de trabajo para cada talangueño siendo impenetrable en los valores que mas sobresalen al pueblo como la unidad y  la justicia, sus grandes ramas que aluden cada paso de desarrollo en el municipio que aunque a no ha sido muy rápido se ha logrado avanzar.

Cada hoja de este inmenso árbol simboliza cada pensamiento de ver crecer y hacer de Talanga un municipio de paz

Publicidad