Así lo re­conoció José Luis Moncada, ase­sor de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), luego que el Banco Central de Honduras informó que a L.276,000 millones crecieron los ahorros en la banca nacional.

En ese sentido, el analista dijo que el hecho que un alto porcenta­je de la población mantiene depó­sitos entre L.5,000 y L.10,000, signi­fica que, aunque no tenga tanta ca­pacidad de ahorro, sí está creyendo en la necesidad del mismo.

“Siento que alguna política mo­netaria que ha inducido a la reduc­ción de las tasas y otros incentivos del gobierno ha reactivado a la ban­ca privada y estatal”, admitió el ex­perto.

Precisamente, uno de los obje­tivos que el gobierno ha querido es colocar esos recursos en el sector productivo que son los más nece­sarios, indicó.

Consideró como normal el com­portamiento en algunos mercados, en los cuales se aumenta la carte­ra crediticia y disminuyen los aho­rros.

Expuso que cuando la persona no tiene incentivos o no es empren­dedora, tiene miedo al riesgo y lo que hace es invertir los recursos en algún negocio pequeño y que le dé una mayor rentabilidad.

Aunque lo anterior es relativo, pues habría que ver en qué rubros se está registrando ese comporta­miento, agregó el economista.

De manera que el endeuda­miento de la persona no sería des­tinado solo al consumo, sino a otras líneas como vivienda, opción que hace poco no tenía, gracias a los proyectos impulsados por el go­bierno y la empresa privada.

Publicidad