El narcotraficante mexicano Jesús Reynaldo Zambada declaró el martes que pagó varios millones de dólares en sobornos a Gabriel Regino, ex subsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, y entre tres y cinco millones de dólares a Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública de México, para asegurar el éxito de las operaciones de tráfico de drogas del cartel de Sinaloa.

Zambada habló sobre los millonarios sobornos durante el juicio del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán que se lleva a cabo en Brooklyn. El mexicano es un testigo del gobierno estadounidense.

Regino, un abogado en la actualidad, supuestamente recibió el dinero del cartel en 2005, cuando era subsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México. En ese momento, el ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno de la capital mexicana.

Regino negó la acusación en su cuenta de Twitter, asegurando que no recibió ningún soborno por parte de Zambada.

“Sus declaraciones tienen una intencionalidad procesal, de la cual he dado testimonio en diversas entrevistas”, escribió. “Por tanto, niego categóricamente tales aseveraciones y estaré en plena disponibilidad de testificarlo ante cualquier autoridad, nacional o extranjera”.

García Luna no emitió ninguna opinión de forma inmediata.

Publicidad