En el lugar justo y en el momento indicado. Allí estaba Santiago Solari. Y después, obviamente. aprovechó su posibilidad con creces. El equipo ganó los cuatro partidos que dirigió. Y el Indiecito se ganó su lugar. El que muchos entrenadores desean. Ahora ya es oficial: el argentino será DT del Real Madrid hasta 2021.

La confirmación llegó este martes tras una reunión de la cúpula directiva del club merengue. Luego del cónclave emitieron un comunicado para detallar que “se ha acordado el nombramiento de Santiago Solari como entrenador del primer equipo hasta el 30 de junio de 2021”.

El lunes, luego del triunfo del Real Madrid 4-2 ante Celta, ya había quedado claro que el argentino continuaría hasta finalizar el año debido a que ya había cumplido con las dos semanas que la Federación Española estipula como plazo máximo para un interinato.

Real Madrid C.F.⚽

@realmadrid

Santiago Solari, entrenador del primer equipo del @RealMadrid hasta el 30 de junio de 2021.

Solari tiene actualmente un sueldo de 300.000 euros, como corresponde a un entrenador del filial, y la idea del Real Madrid es mejorar notablemente esa cifra de acuerdo a su nueva responsabilidad.

El club de Madrid despidió el 28 de octubre a Julen Lopetegui tras un ciclo decepcionante y una dura goleada 5-1 en el clásico contra Barcelona.

En ese momento Solari saltó desde el equipo filial al banco principal como técnico interino, aunque se especulaba con que la institución gestionaría la contratación de otro entrenador definitivo de mayor trayectoria.

El elegido del presidente, Florentino Pérez, era el italiano Antonio Conte, con el que incluso llegó a negociar. Pero el ex entrenador del Chelsea exigió cerca de 25 millones de euros por temporada

Mientras tanto, Solari, de 42 años, encarrilló el barco: ganó los cuatro partidos que dirigió, el equipo convirtió 15 goles y recibió sólo dos.

De esta manera se convirtió en el entrenador de mejor arranque en los 116 años de historia merengue. Y los resultados tienen sus frutos: seguirá hasta 2021.

En diciembre es posible que tenga su primer gran desafío y ante un equipo argentino, ya que si Real Madrid accede a la final del Mundial de Clubes podría enfrentarse al ganador de la Copa Libertadores: River, ex club del Indiecito, o Boca, el rival de su infancia.

Publicidad