Son dos de las carteras más esperadas por los inversores. No son pocos los que replican sus movimientos trimestre tras trimestre pero en esta ocasión hay que elegir ¿papá o mamá? Esta semana se han conocido los últimos movimientos realizados por los millonarios George Soros y Warren Buffett y hay algo que ha despertado el interés del mercado: mientras el primero deshizo toda su posición en Goldman Sachs en el tercer trimestre del año, el segundo eligió el banco de inversión como uno de los once valores en los que ha elevado su participación. Y el tiempo solo puede dar la razón a uno de los dos.

Evolución de Goldman Sachs en bolsa (Bloomberg)© Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Evolución de Goldman Sachs en bolsa (Bloomberg)

Por lo pronto, los títulos de Goldman acumulan una caída que roza el 15% desde el 1 de octubre y han marcado mínimos anuales en los 191 dólares, alimentada, además, por el escándalo sobre los posibles sobornos para que el banco de inversión consiguiera un papel principal en la financiación de bonos por 6.500 millones de dólares para 1Malaysia Development Berhad. Y aunque de momento solo se ha acusado a los dos ex empleados implicados, los inversores no descartan que las investigaciones puedan acabar con sanciones para la propia entidad.

Pero no solo Goldman. Soros también ha retirado su confianza a las llamadas FANGs. De hecho, vendió las posiciones que tenía en Facebook y en Netflix antes de que cerrara el tercer trimestre del año y no le ha ido mal la cosa teniendo en cuenta que desde entonces han perdido un 19% y un 28% respectivamente. Es más, la red social también se encuentra en mínimos anuales en los 132 dólares mientras que la plataforma de streaming ha perdido más de 100 euros por acción.

Una estrategia que contrasta con la de Buffett en Apple, que sigue siendo una de las apuestas favoritas de Berkshire Hathaway con una participación valorada en unos 48.800 millones de dólares tras el último incremento de su posición. Sin embargo, desde el 28 de septiembre, las acciones de la compañía de la manzana acumulan un desplome superior al 21% e, irónicamente, ha sido Goldman Sachs la que más leña ha echado al fuego en la última semana, rebajándole hasta en dos ocasiones el precio objetivo hasta los 182 dólares alertando sobre las señales de debilidad de su negocio en China.

Con todo, lo cierto es que Soros no ha desechado las tecnológicas, sino que ha cambiado el tiro. Así, en el tercer trimestre entró en Alibaba y en Micron Technology, como muestran los registros de la SEC (el regulador bursátil estadounidense). Por su parte, Buffett continuó apostando por los bancos, ampliando también posiciones en JP Morgan, US Bancorp y Bank of America.

Publicidad