Los sectores de la Mipyme, la economía social, cooperativas y emprendedurismo recibieron con optimismo y como un gran beneficio para el país la sanción de la Ley de Apoyo Financiero para los Sectores Productivos de Honduras realizada este miércoles por el Presidente Juan Orlando Hernández.

La ley, que fue refrendada también por la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, vendrá a beneficiar la Constitución, legalización y normalización de 12,000 Mipyme en todo el territorio nacional.

Dicha ley, que fue aprobada recientemente por el Congreso Nacional a iniciativa del Poder Ejecutivo y fue sancionada hoy por el mandatario, representa el acceso de más de 2,500 millones de lempiras para créditos a las micro, pequeñas y medianas empresa (Mipyme).

Desarrollo de la Mipyme

Para el director regional de la Asociación Nacional de Micro y Pequeños Industriales de Honduras (Anmpih), Eugenio Ocón, la nueva ley es un gran avance en la lucha librada por años para sacar adelante a los emprendedores de Honduras.

“Las mipymes tendrán un gran desarrollo e impulso, pues nos darán una gran oportunidad de llegar al siguiente nivel, que es de formalizar los negocios para poder alcanzar más y mejores créditos”, señaló Ocón.

Mayor volumen de ventas y crecimiento económico en los negocios son parte de las ventajas de legalizar los emprendimientos, aportó.

El gobernante hondureño detalló que una de las bondades de la ley es ofrecer facilidades para que las nuevas empresas que se creen en los próximos 12 meses no paguen el Impuesto Sobre Renta (ISR) durante cinco años.

También se busca lograr la simplificación administrativa, con el fin de eliminar todos los trámites innecesarios que dificultan la apertura de una empresa.

Con la puesta en marcha de dicha ley se llegará al pequeño y al micro empresario con más fuerza, con más acceso a financiamiento barato y de largo plazo, con más asistencia técnica, con más mercados seguros, con trámites menos engorrosos, acotó.

Asimismo, se pondrán a disposición capitales frescos para créditos por el orden de 2,500 millones de lempiras de Banca Solidaria y del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi) con el fin de fomentar la constitución de miles de mipyme en todo el país, que por ende derivarán en la oportunidad de más y mejores empleos.

“Es un nuevo esquema de apoyo al financiamiento a la mipyme. Este instrumento aprobado es para que el Estado no cobre ningún otro tributo, impuestos, tasas y contribuciones, excepto el Impuesto Sobre Ventas (ISV), que no lo paga el microempresario, sino que el cliente”, exteriorizó.

De esos dineros sale, además financiamiento para “todos ellos”, aclaró.

Publicidad