El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, presentó un proyecto de reforma a la Constitución de la República, encaminado a permitir que los pastores y ministros de fe, puedan aspirar a cargos de elección popular.

La iniciativa fue introducida en el Congreso Móvil que se desarrolla en Choluteca, durante el cual, Oliva dijo que la ley tiene una característica que es la perfectibilidad, es decir, “que se puede mejorar”.

Otra característica que tiene la ley es la transitoriedad y en ese momento pensó que era oportuno no permitir espacios políticos a los religiosos, dijo.

“Pero ellos son hondureños como cualquier otro, son hombres de Dios y de buenas intenciones”, reconoció.

Sugirió que el país necesita gente que gestione paz, que pregone reconciliación, transparencia y justicia.

“Yo veo clérigos que participan encabezando marchas y yo creo que en el fondo desean participar en política, pues tienen el derecho de hacerlo”, sostuvo.

Igual lo pueden hacer pastores y apóstoles, si lo quisieran hacer, claro si eso no contraría las disposiciones dentro de sus iglesias, agregó.

Pero lo importante es que sean los dirigentes religiosos los que tomen esa decisión y no que la ley se convierta en un valladar para ellos, argumentó.

Reconoció que la propuesta será tema de discusión, pero el Congreso es precisamente un lugar de debate por excelencia y de eso se trata.

Lo que creo es que se debe tener el respeto, para los que piensan diferente, mi percepción es que independientemente de que algunos religiosos no piensen como uno, ellos son hombres de bien y de Dios, dijo.

Los religiosos se pueden pronunciar en temas como la violencia, pues desde el púlpito se predica la reconciliación y justicia “y eso se necesita hoy más que nunca en el país”, según Oliva.

QUÉ ELLOS DECIDAN

“Son personas que pueden aportar mucho a la política y a la familia hondureña en temas de valores, justicia, buenas costumbres, paz y reconciliación”.

El titular del Legislativo señaló que es consiente que este tipo de iniciativas pueden causar controversia entre la ciudadanía, pero que no se debe de rehuir a los debates.

“Los hondureños debemos tener ciertos debates y no rehuirles a ellos, porque yo he visto a muchas personas de fe interesadas en política, el truco no está en que la ley se lo impida, sino que ellos mismos tomen la decisión”, explicó Oliva.

En ese sentido, Oliva reiteró que esta iniciativa no afecta a nadie y que “lejos de eso desde mi percepción particular, necesitamos a hombres y mujeres de Dios en política”.

De igual forma, aseguró que esta en toda la disposición de dialogar con el líder de la iglesia católica, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, respecto al tema.

“Aquí en el Congreso Nacional hablamos con todo mundo, ustedes ya saben que es un Congreso abierto, plural y democrático”.

Actualmente, el artículo 77 reza: “Los ministros de diversas religiones no podrán ejercer cargos públicos ni hacer en ninguna forma propaganda política, invocando motivos de religión valiéndose, como medio para tal fin, de las creencias religiosas del pueblo”.

Como se trata de una reforma constitucional, se requiere de mayoría calificada, es decir, que 86 de los 128 diputados voten a favor.

Publicidad