Salir de fiesta o ir al antro no sólo es divertido, sino que también libera estrés. ¡Pero lo malo llega al día siguiente!

No hay nada como una buena fiesta para decirle adiós a las preocupaciones de la semana y con las fiestas decembrinas a la vuelta de la esquina, seguro tu agenda va a estar muy ocupada con mil y un reuniones, fiestas y salidas. ¡Pero no todo es risas y diversión!

Al día siguiente de una buena fiesta, seguro te sientes terrible y sin ganas de hacer absolutamente nada. Si eres de las que sufren de gastritis, el estómago puede ser tu peor pesadilla. Si te pasaste de copas, tal vez no aguantes el dolor de cabeza o las náuseas. Incluso si el alcohol no te pega tanto, probablemente te vas a sentir fatal al día siguiente. Entonces, ¿cómo evitamos sentirnos mal en la mañana?

Si preferirías tener un día normal después de una noche de fiesta, en lugar de pasar toda la mañana con las sábanas sobre tu rostro, lo mejor que puedes hacer es tomar medidas preventivas. No se trata de dejar de divertirte. ¡Al contrario! Lo importante es que puedas divertirte todo lo que quieras sin tener que preocuparte por cómo te sentirás al día siguiente.

Lo primero es nunca tomar con el estómago vacío. En todas las fiestas hay papitas, frituras y más, así que no tienes pretexto. Si vas a salir de antro, unas galletas o una barrita podrían ser tus mejores aliadas. ¡No importa que no tengas hambre!

Si tomas con el estómago vacío, la cruda será mucho peor, así que come al menos un poco antes de salir de fiesta. Recuerda también comer entre tragos y copas para que nunca tengas el estómago vacío. Obvio no te pases, porque vas a terminar vomitando y obvio eso es lo último que quieres.

Otro tip buenísimo es intercalar bebidas alcohólicas con bebidas que no contengan alcohol. Esto puede sonar un poco aburrido, pero en serio hará una diferencia enorme. Si pides un caballito o un trago, asegúrate de seguirlo con un vaso de agua mineral, refesco o cualquier cosa que se te antoje. La cruda sucede porque estamos deshidratadas, así que si te mantienes hidratada mientras sigues tomando, la cruda será mucho menor.

Obviamente algo que hay que evitar son los juegos de bebidas, fondos o hasta los caballitos, especialmente si sabes que te ponen súper mal. Lo importante es que pase un poco de tiempo entre cada trago que tomas, así que si te tomas un vaso entero de fondo, seguramente vas a acabar con una cruda como ninguna.

Algo que debes evitar es mezclar distintos tipos de bebidas. El alcohol contenido en cada bebida tiene distintos tipos de impurezas, lo que puede afectar los síntomas de la resaca. O sea que si vas a tomar vodka, mejor evita los caballitos de tequila.

El último tip es tomar agua antes de dormir. Algunas dicen que no les funciona y otras no pueden irse a la cama después de una fiesta sin tomarse 3 vasos de agua. Si lo importante es mantenerse hidratada, debería servir, ¿no crees? Pruébalo en tu siguiente fiesta y cuéntanos cómo te fue en los comentarios.

Y si tienes más tips, ¡compártelos con nosotras!

Publicidad