“Lo que me alegra en este caso de Honduras que se ha dicho y se ha sostenido que nadie está por encima de la ley y eso es muy importante, porque siempre las palabras tienen que tener relación con los hechos”, afirmó el expresidente hondureño (2010-2014), Porfirio Lobo Sosa.

Lo anterior en torno a la detención de Juan Antonio Hernández en Estados Unidos el pasado viernes por presuntos vínculos con actividades del narcotráfico.

Sobre las acusaciones de EE UU a “Tony” Hernández, refirió: “Eso se da y como le decía a un periodista de afuera hoy por la mañana, ningún presidente se va a meter en cosas, ahora, sí pueden de alguna manera desgajar en lo que es un pariente de un presidente”.

Defendió no creer que algún expresidente esté ligado a operaciones del narcotráfico. Ni Enrique Peña Nieto, ni Felipe Calderón, “no tiene sentido, ellos no ocupan llegar hasta ese nivel”.

Insistió: “Uno de presidente ¿Cómo se va a meter a andar colaborando o siendo socio de un narcotraficante?”.

Apuntó que es fundamental que en todos estos casos se respete el debido proceso.

Volvió a defender que los candidatos a la Presidencia cuando reciben dinero de la Comisión de Campaña “nunca preguntan de dónde vienen”.

Lobo Sosa defendió que el Comité de Campaña Nacional es el que maneja este proceso y por ello debe saber de dónde vienen estos fondos.

“Un líder de un departamento que en base a un presupuesto le envían una transferencia, no va a preguntar de dónde viene el dinero”, mencionó.

Defendió a su hermano Ramón Lobo Sosa, quien compareció en una audiencia en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en el sonado caso Caja Chica del Hermano.

“En el caso de don Moncho, lo de la guardia de honor, él tenía seguridad, no porque se la diera su hermano, sino porque la Guardia de Honor, cuántos miembros deben cuidar a los parientes del presidente, y eso es ley de la República”.

Publicidad