Los ingresos de remesas familiares, del 1 de enero a la fecha, rondan los 4 mil 400 millones de dólares, igual a lo percibido en todo el 2017, según los indicadores semanales del Banco Central de Honduras (BCH).

El ingreso de divisas de agentes cambiarios hasta el pasado 8 de noviembre ascendió a 10 mil 030.3 millones de dólares, una variación interanual de 7.2 por ciento.

De esas entradas, 4 mil 168.1 millones de dólares provinieron principalmente de remesas familiares, significan 41.6 por ciento del total de ingresos, con incremento interanual de 9.5 por ciento.

En la actualidad se recibe un promedio de 14 millones de dólares diarios, atribuido a la estabilidad laboral que registran un millón de hondureños radicados en los Estados Unidos.

Los envíos monetarios han incrementado a pesar de anuncios relacionados con medidas adoptadas en los Estados Unidos, entre estos, la terminación del Estatus de Protección Temporal (TPS), ahora se prevé que el impacto negativo podría darse en 2019.

La mayor cantidad de remesas se relaciona con la participación elevada de grupos hispanos en la creación de empleo en ese país norteamericano, así como el buen desempeño de esa economía.

Las remesas han mejorado decenas de hogares hondureños y disminuido sus niveles de pobreza, al financiar gasto de consumo, educación, salud, vivienda y en algunos casos negocios familiares.

Después de las remesas familiares, las exportaciones de bienes son las que generan más divisas, hasta el pasado 8 de noviembre, las ventas internacionales sumaron 2 mil 058.2 millones de dólares.

En tercer lugar, se mantienen los ingresos por servicios en el orden de 1,569.2 millones, de estos un 32.3 por ciento por concepto de viajes, aquí incluye el derrame económico que dejan cruceristas y turistas.

Con ese aporte, el saldo de las Reservas Internacionales Netas (RIN) se ubicó en 4 mil 578.2 millones de dólares, inferior en 207.4 millones al del cierre de 2017 (interanualmente aumenta $65 millones).

En el comportamiento, siempre hasta el pasado 8 de noviembre, impactó con erogación de divisas, la compra de combustibles por un monto de 1,308.4 millones de dólares, entre otros egresos.

Publicidad