Cristiano Ronaldo aprovechó su breve descanso debido a que no fue convocado por la Selección de Portugal para viajar a Londres, Inglaterra, junto con su familia.

El portugués acudió al O2 Arena para disfrutar del partido de la ATP disputado entre Novak Djokovic y John Isner, para después hospedarse en el lujoso Bulgari Hotel, donde una noche puede costar hasta 11 mil 300 dólares.

Después asisitió al Bar Scott´s junto con su pareja sentimental, Georgina Rodríguez, y un grupo de amigos donde adquirió una botella de Richebourg Grand Cru por la cual pagó 23 mil 300 dólares, es el vino más caro del mundo.

Según The Sun La cosecha, de la región de Borgoña de Francia, es tan rara que no está en el menú o que no se ofrece a los huéspedes regulares, señala el portal.

Después ordenó un Pomerol Petrus de 1982 que cuesta 11 mil 600 dólares.

El testimonio de uno de los trabajadores del lugar que atendió a CR7 señaló que Fue el primer cumpleaños de su hija Alana Martina. Ronaldo y Georgina marcaron la ocasión con estilo. Su grupo entró y salió de Scott en poco más de 15 minutos. No habían reservado y simplemente se mecieron y se sentaron en el bar. Tomaron alrededor de un vaso y medio de vino cada uno antes de salir corriendo a ver algo de tenis. Ni siquiera terminaron la segunda botella. Pero la cuenta fue de 35 mil dólares. Era solo un pequeño cambio para Ronaldo, no parpadeó. Fue la comidilla del restaurante toda la noche.

Publicidad