Este martes comenzaron los juicios en contra de Joaquín “Chapo” Guzmán, el otrora rey de la droga, quien vuelve a sentarse en el banquillo de los acusados por su participación como jefe del cártel de Sinaloa y sus dos fugas exitosas.

Pese a que él niega rotundamente el liderazgo de la banda, la fiscalía a cargo del caso señala lo contrario, adjudicándolo como el cabecilla de la organización criminal más grande del mundo que ingresó toneladas de cocaína a Estados Unidos durante un cuarto de siglo.

El fiscal Adam Fels realizó una particular comparación para graficar la gran cantidad de droga que internó en territorio estadounidense.

image/jpeg© image/jpeg image/jpeg

“Más de una ‘línea’ de cocaína para cada persona de los Estados Unidos”, dijo Fels para que el jurado, y todos nosotros, pudiéramos dimensionar la obscena cantidad que por 25 años transportó por la frontera que divide México con Estados Unidos, la que se estima en 155 toneladas de cocaína.

La fiscalía está pidiendo cadena perpetua para Guzmán, quien, por mucho tiempo, fue la persona más buscada por el FBI, luego de la muerte de Osama bin Laden.

Publicidad