Si crees que no tiene sentido hacer ejercicio durante una hora si no es en el gimnasio, piénsalo de nuevo. Hacer 30 minutos de cualquier actividad aeróbica (como por ejemplo, caminar) puede ayudar a quemar tener un vientre plano, reducir la cintura y prevenir enfermedades cardíacas o la diabetes tipo 2 .

Numerosos estudios, como el publicado en el ‘International Journal of Obesity’, que llegó a la conclusión de que andar a paso ligero es esencial para la reducción de la grasa, y otro del ‘Environmental Health y Preventative Medicina’ que descubrió que las mujeres que caminaron menos de 7.500 pasos por día tenían más tripa que aquellos que alcanzaron o superaron esa meta, apoyan esta teoría.

“Aunque andar definitivamente puede ayudar a quemar la grasa del estómago, no es tan sencillo como parece“, asegura a ‘Pop Sugar’ Steven Goelzer, entrenador personal certificado y especialista en metabolismo en California. “Depende mucho más de las hormonas que del tipo de ejercicio que estás realizando. Si haces actividades de baja intensidad debería quemar un alto porcentaje, pero el volumen de entrenamiento necesario no encaja en los horarios de la mayoría de las personas. El metabolismo de cada uno también ayuda a determinar cuánto tiempo debes caminar”, explica.

Cambia tus hábitos

Hay dos tipos de grasa alojada en tu abdomen: la subcutánea, que está justo debajo de la piel y es la que produce la flacidez y la visceral, que se deposita alrededor de los órganos. “Se ha demostrado científicamente que la segunda crea hormonas y citocinas, las sustancias que producen la inflamación del vientre“, comenta el experto. “Y no solo eso, los patrones para su eliminación están muy influidos por la genética, añade.

El estilo de vida juega un papel aún más importante: es esencial que comas bien y trabajes para mantener el estrés a raya. Por supuesto, caminar puede ayudar con estas dos cosas, pero todo junto esn factor en la cantidad de grasa abdominal que puedes quemar. “Demasiadas cosas contribuyen a decir que un solo factor hará que la pérdida de los lípidos del estómago sea más fácil”, afirma Goelzer.

Para mantenerse saludable y maximizar la forma para eliminar las cartucheras, el entrenador recomienda andar seis veces a la semana durante 30 minutos o más. El ejercicio regular y la adhesión constante a un programa a largo plazo, junto con un régimen y control del estrés, es su mejor apuesta para gozar de una salud de infarto.

“A menudo caemos en la trampa de pensar que para hacer ejercicio tenemos que seguir una serie de pasos algo tediosos: conducir hasta el gimnasio, cambiarnos de ropa, caminar en una cinta de correr durante media hora, ducharnos, cambiarnos otra vez de ropa y luego regresar en coche hasta casa. En realidad, caminar por el parque, subir un tramo de escaleras o hacer algunos ejercicios destinados a perder peso son las formas más efectivas de conseguir nuestros objetivos“.

Otros consejos

Hazlo de forma rápida. Según el Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM),para un adulto sano lo aconsejable es caminar a una velocidad que oscile entre los 4,8 Km/h y los 6,4 Km/h. Además, debes medir tus pulsaciones. La intensidad es uno de los factores más importantes: un ejercicio físico adecuado es aquel que exige a nuestro corazón unas pulsaciones de entre el 60 y el 80% de la frecuencia cardíaca máxima.

Aunque pueda parecerte una tonteria, lo cierto es que hacerte con unas zapatillas adaptadas a tus kilos, sexo, edad y tipo de pisada son otros de los factores que influyen en la consecución de tu objetivo: vientre plano. Debemos descartar las prendas concebidas para sudar. “Con ellas, solo se pierde agua y no grasa provocando una deshidrataciónexcesiva y perjudicial”, explica el entrenador. Y sobre todo evita dos situciones: cuando hace mucho calor y justo después de haber comido

Publicidad