Luis Reyes Enríquez, quien fuera uno de los fundadores del grupo delictivo Los Zetas, fue asesinado el sábado en una prisión del estado de Tamaulipas, en el noreste de México.

La vocería de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) informó a BBC Mundo que Enríquez, quien era conocido como “el Z-12” o “el Rex”, fue apuñalado en el interior del Centro de Ejecución de Sanciones de Nuevo Laredo.

“Alrededor de las 06:30 del pasado sábado 17 de noviembre, personal de seguridad fue notificado que se escucharon gritos en el área de Observación del Centro de Ejecución de Sentencias de Nuevo Laredo”, detalló el CNS.

Las autoridades carcelarias encontraron el cuerpo de Reyes Enríquez “con múltiples heridas causadas por arma punzocortante (de manufactura rudimentaria)”.”El Z-12″ apenas había sido trasladado a esa cárcel en las primeras horas del mismo sábado por un delito de homicidio, según la CNS.

Al igual que otros líderes fundadores de Los Zetas, “el Z-12” fue parte del ejército mexicano antes de sumarse al brazo armado del Cártel del Golfo.

Entonces él y otros miembros -quienes generalmente se identifican con la letra Z y un número- se separaron de ese cartel y fundaron su propio grupo.

Desde hace más de una década, se distingue por ser uno de los grupos más violentos de México.

Capturado y liberado

“El Z-12” fue detenido por la Policía Federal en agosto de 2016 en Nuevo León, acusado de realizar actividades delictivas en ese estado y en San Luis Potosí, Tamaulipas, Puebla, Hidalgo, Veracruz, Estado de México y Ciudad de México para Los Zetas.

El entonces titular de la División Antidrogas de la Policía Federal dijo que Reyes era “fundador y líder” de ese grupo, además de “generador de violencia y responsable del trasiego de drogas en los estados de Nuevo León y Tamaulipas”.

Antes, Reyes Enríquez había estadoencarcelado de 2007 a 2015 por cargos de delincuencia organizada y delitos contra la salud (narcotráfico), pero el juez le concedió una sentencia absolutoria.

La fiscalía mexicana obtuvo una apelación a su favor y se ordenó su recaptura, pero “el Z-12” ya había sido liberado. Su nueva detención llegó casi un año después de haber sido liberado en abril de 2015.

Reyes Enríquez era uno de los personajes más cercanos a Osiel Cárdenas Guillén, “El Mata Amigos” y exlíder del Cartel del Golfo.

En 1998 fue enviado a Tamaulipas, en el noreste del país, como agente de la desaparecida Policía Judicial Federal (PJF).

Tras la captura de Cárdenas Guillén en 2003, Reyes Enríquez amplió las actividades de Los Zetas al tráfico de personas, secuestro y extorsión a empresarios.

En 2007, cuando fue detenido por primera vez, había establecido una amplia red de tráfico de drogas en la zona metropolitana de Monterrey, especialmente en San Pedro Garza García, el municipio más rico del país.

Publicidad