Un joven noruego de 26 años ha sido acusado de haber cometido abusos sexuales más de 300 niños y adolescentes. Uno de los abogados de las víctimas describió el caso como uno de los mayores de abuso sexual en la historia de Noruega. El juicio iniciará el próximo 22 de enero.

Identificado como árbitro de fútbol en Noruega, donde arbitraba en categorías inferiores, se hacía pasar por mujer en varias páginas web, redes sociales y foros para captar a los menores. Les convencía para que le enviaran videos masturbándose a cambio de dinero o de mandarles supuestas fotos suyas desnuda.

Más de 16.000 grabaciones

Se hacía llamar Henriette o Sandra, y sus víctimas eran de Noruega, Suecia y Dinamarca. Cuando recibía el material, amenazaba a los menores con difundir los videos por Internet si no le enviaban más, según informa The New York Times.

La Fiscalía encontró más de 16.000 grabaciones almacenadas que tenía en su poder. El hombre llegó a encontrarse cara a cara con algunas de las víctimas, a quienes violaba.

‘Catfishing’

El hombre, residente en el área de Oslo, fue identificado como Henrik. La Fiscalía noruega lo ha acusado de cometer abusos sexuales contra más de 300 niños y adolescentes, en el mayor caso de ese tipo registrado hasta ahora en este país escandinavo.

Una particularidad de este caso es el uso del catfishing, que se produce cuando una persona crea un perfil falso en redes sociales con el fin, en la mayoría de los casos, de engañar a otra persona, casi siempre relacionado con fines sexuales.

Según las leyes en Noruega, el abuso sexual en Internet es legalmente igual al abuso sexual físico, señala The New York Times. Además, el número de este tipo de crímenes que se cometen a través de Internet crece en ese país escandinavo al mismo tiempo que lo hace el acceso de niños y adolescentes a smartphones y otros dispositivos.

Dos denuncias

A pesar de que el árbitro engañó a cientos de niños, solo dos de ellos denunciaron. Uno se lo contó a sus padres; en el caso del otro su madre descubrió lo que pasó y alertó a las autoridades.

Gracias a esas dos denuncias, las autoridades comenzaron a investigarle en el 2016. El árbitro empezó a engañar a sus víctimas en el 2011, pero la mayoría de los casos ocurrieron entre el 2014 y el 2016. Durante este periodo, 460 niños, de edades entre los 9 y 18 años, cayeron en la red del abusador.

Dinero por sexo

El hombre, además, conoció a 20 de sus víctimas en persona. Cuando eso ocurría se hacía pasar por amigo de la supuesta mujer del perfil falso que tenía en redes sociales. Además, a algunos niños les pagó para tener relaciones sexuales.

El hombre podría enfrentar una pena de 20 años de prisión. No obstante, ya que se le considera un amenaza contra la sociedad, podría estar encarcelado de por vida.

Publicidad