El exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Augusto Aguilar, dijo que realizar una consulta popular y la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente le costaría al Estado de Honduras al menos 200 millones de lempiras.

Ese proceso “es mucho más barato que una elección primaria o general, porque la cantidad de material y equipo son menores, se usa una sola papeleta, la movilización siempre lo hace las Fuerzas Armadas y la cantidad de personas en las mesas es poca”, manifestó.

“Yo calculo que con unos 200 millones de lempiras se hace”, la consulta popular, si se considera que esta es para preguntar por una Constituyente, sostuvo.

Respecto a la segunda vuelta electoral, se gastaría menos de esos 200 millones de lempiras, porque solo se usa una papeleta con dos fotografías de los presidenciables, manifestó.

Para el exmagistrado del TSE, entre las preguntas a considerar en una consulta popular, sobre reelección, Constituyente, u otros temas de interés nacional, debería ser si el pueblo está o no de acuerdo con que se eliminen las elecciones internas.

Publicidad