Inicio Deportes Neymar & Mbappé hacen el vacío a Cavani

Neymar & Mbappé hacen el vacío a Cavani

Parecía que ya habían firmado la paz pero hay guerra fría. L’Équipe argumenta con datos una sensación, que Neymar y Mbappé hacen el vacío a Edinson Cavani. La temporada pasada, tras el mega fichaje del brasileño (222 millones), saltaban chispas cada vez que había que tirar un penalti o una falta. Con el tiempo, el conflicto de egos parecía resuelto por el bien común pero según los datos de un informe de L’Équipe, está latente y con un damnificado claro: el delantero uruguayo. Neymar le da el 25% de sus pases a Mbappé y el francés le da el 31% de los suyos al brasileño. Sin embargo, con Cavani no hay tanta sintonía, como reflejan los números del informe. Neymar sólo le da un 0,5% de sus pases y Mbappé sólo un 5%. Como ejemplo, en el último partido ante el Olympique de Lyon el delantero uruguayo no recibió ni un balón de sus compañeros de ataque en los 40 minutos que estuvo sobre el campo. Cavani fue sacrificado por Tuchel tras la expulsión de Kimpembe y se fue del campo por Kehrer. Pese a jugar con uno menos durante toda la segunda parte, el PSG ganó 5-0 con una exhibición de juego y gol de Mbappé, que marcó cuatro tantos en sólo 13 minutos. Los jugadores parisinos lo celebraron a lo grande con su afición, todos menos Cavani.

Según L’Équipe, el uruguayo, que lleva seis goles y tres asistencias, se siente aislado en el campo (no le pasan) y fuera del campo. Neymar y Mbappé han conectado personalmente y Canavi se encuentra a un lado, ha perdido el peso que tenía en un vestuario del que se sentía el líder cuando se fue Zlatan Ibrahimovic. Además este verano se ha quedado sin Javier Pastore (Roma), Giovani lo Celso (Betis) y Yuri Berchiche (Athletic), que estaban en su grupo más cercano.

“Se siente solo y sin apoyos”, dice L’Équipe. El diario parisino resalta que esta temporada, pese a que Cavani está en sus números, se le ve más frustrado en los partidos. Con peor gesto, más ansioso. No celebra como otros años sus goles y tampoco se suma con gran entusiasmo a celebrar los de los demás o las victorias del equipo. Por contra, Mbappé y Neymar derrochan alegría y complicidad, aparte de goles.