Inicio Internacionales Me importa un bledo el Top de la Reina Letizia

Me importa un bledo el Top de la Reina Letizia

Me importa un cuerno el top que lleve puesto la reina Letizia. Me da igual que sea de Zara. O que cueste 25 euros. Me la repanfimfla, la verdad.

Pero hoy muchas crónicas periodísticas que relatan el encuentro entre la reina y el cineasta Martin Scorsese, premio princesa de Asturias, empiezan por ahí –e incluso titulan por ahí-: la reina se pone un top barato de una marca asequible para verse con uno de los mejores directores de cine del mundo.

No sé, quizá esas crónicas podían empezar por el descontrol colorativo de Scorsese –Scorsese elige una combinación imposible de negro, gris y azul para reunirse con doña Letizia, o lo mal que le quedaba la americana –Scorsese a punto de reventar los botones de su americana ante la reina-. O el pelo que ha perdido. O las canas sin cuidar. O la flacidez de su cara. O el descolgamiento de la papada. O. O. O.

Podíamos decir tantas cosas de él, pero todas nos parecerían una falta de respeto, y un poner el foco donde no toca: en la apariencia en vez de en el contenido. Pero eso es lo que hacemos con la reina. Con todas las mujeres públicas, con más o menos intensidad.

Y así, a ellos les juzgamos por lo que hacen, contamos lo que hacen, mientras ellas pasan un examen sobre su apariencia, y sólo con suerte, en un papel secundario, relatamos de lo que son capaces.

Y, sí, confieso, a pesar de que me importa un bledo el top de la reina, también he picado.  Y he hecho click. Y he leído la noticia.

 

Publicidad