Inicio Internacionales La mentira más atrevida de Trump

La mentira más atrevida de Trump

El presidente Trump ha lanzado varios bulos durante sus 19 meses en el cargo: los demócratas están organizando una caravana de inmigrantes hondureños que quieren entrar ilegalmente a Estados Unidos. US Steel está construyendo seis acerías nuevas. Sus encuestas reportan los índices de aceptación más altos de todos los tiempos para un presidente republicano.

Es probable que hayas creído en alguna de esas afirmaciones, pero existen casi 5.000 mentiras y errores más que Trump ha pronunciado desde que se convirtió en presidente. Y ahora hay otro nuevo.

Con las elecciones de mitad de mandato a tan solo dos semanas, Trump ha dicho que la Casa Blanca está planificando un “gran recorte de impuestos para la clase media”, que revelará justo antes de que se celebren las votaciones. El 22 de octubre Trump dijo a los periodistas que firmará una “resolución” para aplicar un recorte de impuestos del 10% para las personas de ingresos medios.

Si te estás preguntando si puede hacerlo, la respuesta corta es “no”. No funciona así, el presidente no puede aplicar una reducción de impuestos en tan poco tiempo. No existe ningún procedimiento que permita reducir los impuestos mediante una resolución presidencial. Solo el Congreso puede poner en marcha una reducción o aumento de impuestos, y el Congreso no aprobará nada hasta después de las elecciones. Por tanto, es imposible que Trump pueda reducir los impuestos a tiempo para comprar tu voto, como parece que quiere hacer.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un evento en la Casa Blanca. REUTERS/Cathal McNaughton?

Trump mencionó esta nueva idea sobre el recorte de impuestos en una sesión con los periodistas después de una reunión que tuvo en Nevada el 20 de octubre. Uno solo puede imaginarse las preguntas que se hicieron los asistentes de Trump: ¿Lo dice en serio? ¿Vamos a tener que inventar algo para que parezca que tiene un plan real? ¿Se tratará de un trumpismo más que se le olvidará pronto?

Parece que es una carta comodín. El domingo, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, intentó vender la idea de que se ha puesto en marcha un plan completo diciéndole al New York Times: “esto se enfoca específicamente en la clase media y no va más allá”. Pero no conocía ningún tipo de detalles, ni siquiera sobre los tramos de impuestos que podrían calificar para esa reducción. Pero no te preocupes, ya hay un equipo de personas complacientes trabajando en ello.

Los republicanos del Congreso que ocupan posiciones clave, como el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan y el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Kevin Brady, aparentemente no sabían nada sobre el recorte de impuestos que Trump tenía en mente, a pesar de que cualquier legislación fiscal debe originarse en la Cámara de Representantes. Pero ahora se limitan a decir: “oh, sí, claro, Trump puede trazar un plan de impuestos que más adelante el Congreso podría votar”. Así que ahora parece probable que Trump, y tal vez otros republicanos, esgriman esa idea como su argumento final para convencer a los votantes sobre a quién votar.

Por qué vuelve a lanzar otra vez la misma idea

¿Por qué todo esto parece redundante? El año pasado, Trump firmó un gran recorte fiscal de 1,5 billones de dólares sin contar con el apoyo demócrata. Se suponía que esa medida jugaría a su favor durante las elecciones de mitad de mandato ya que los votantes agradecerían a los republicanos ese dinero extra. El problema es que muchos votantes no han percibido ningún recorte de los impuestos. En cambio, piensan que los grandes beneficiarios de los recortes de impuestos fueron las empresas y los ricos, dando migajas a las familias de ingresos medios.

Los datos apoyan esa idea. Los recortes de impuestos de Trump redujeron la tasa impositiva corporativa del 35 al ​​21 %, de manera que es una de las más bajas de la historia. Los ingresos federales provenientes de los impuestos a las empresas en el año fiscal 2018, que terminó en septiembre, se desplomaron un 31 %. Sin embargo, los impuestos que pagaron las personas físicas aumentaron un 6,1 %.

Mientras tanto, este año las ganancias corporativas crecieron un 15,4 %, pero los salarios medios solo aumentaron un 2,8 %. Y el déficit anual aumentó un 17 %, alcanzando los 779 mil millones de dólares, siendo probable que supere el billón para el año fiscal 2019. Con estos datos en mente podemos entender por qué los votantes se muestran escépticos.

Dos semanas antes de las elecciones, los recortes de impuestos, que supuestamente debían asegurar a los republicanos la victoria en las elecciones parciales, en realidad amenazan con convertirse en un bumerán, de manera que los demócratas podrían llegar a dominar la Cámara pues hay más personas que desaprueban las medidas que aquellas que las aprueban. Así que Trump tuvo la brillante idea de repetir sus promesas. Oh, espera un segundo, ya estamos poniendo en marcha otro plan, la “segunda fase” del plan republicano para recortar impuestos que se aprobó en la Cámara de Representantes en septiembre, pero que parece no tener ninguna posibilidad de obtener los 60 votos necesarios para ser aprobado en el Senado.

Parece que Trump está intentando convencer a los votantes de que una reducción de impuestos teórica, que no puede implementar porque carece de autoridad para ello, resolverá todo lo que no les gusta del recorte de impuestos que ya aprobaron los republicanos. Solo cierra los ojos y desea que tu salario sea mayor. Pero vota antes de abrir los ojos.

Publicidad