Inicio Noticias Nacionales Honduras, Marito, ‘El NeNe’ del éxodo de la Caravana

Honduras, Marito, ‘El NeNe’ del éxodo de la Caravana

Mario Castellanos tiene 12 años y su imagen, llorando, detenido por policías antidisturbios en la frontera entre Guatemala y México días atrás dio la vuelta al mundo. 

El chico partió solo con la intención de llegar a EE.UU. Sus padres lo buscaban desesperadamente hasta que la foto les llegó a ellos también. Ahora el destino de Mario está echado: volverá deportado este fin de semana a su país natal, Honduras. Pero él avisa: “Si me deportan, pues me vuelvo otra vez”.

Migrantes hondureños descansan en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE© clarin.com Migrantes hondureños descansan en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE

Según informa el diario hondureño El Heraldo, el chico explicó que se lanzó a la caravana porque en su país hay “maras” y “muchos ladrones”. Honduras sufre uno de los niveles de violencia más altos del mundo.

Partió solo. Sin sus padres, sin sus hermanos, sin sus amigos.  Sin valijas ni dinero. Pero cuando la marea de migrantes que iba con él rompió las rejas de la frontera con México, fue detenido. Eso ocurrió hace una semana. Y nunca más se supo de él. Hasta este jueves.

Lo descubrió la cadena Televisa mientras hacía un reportaje sobre la caravana.

Migrantes hondureños comen en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE© clarin.com Migrantes hondureños comen en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE

Mario está ahora en Tapachula, Chiapas (México), y permanece en un albergue de menores migrantes del Sistema Nacional para el Desarrollo de la Familia.

Se esperaba que entre el viernes y el fin de semana, Mario sea deportado junto a otros 10 menores hondureños que también están en ese centro, debido a que viajaban solos.

Advierten sobre la situación de los chicos

Migrantes hondureños y sus hijos descansan en Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE© clarin.com Migrantes hondureños y sus hijos descansan en Pijijiapan, en el estado de Chiapas./ EFE

La situación de los niños que marchan en la caravana ha llamado la atención de grupos de derechos humanos, que piden por ellos y su seguridad.

Save the Children pidió activar “mecanismos urgentes” que protejan la integridad de los chicos.

Además pidió que no sean detenidos. La organización hizo un “enérgico llamado para que no se prive de la libertad a las personas migrantes que permanecen en Tapachula, donde llegaron como parte de la caravana”. Pidió que la petición debe ser especialmente efectiva en el caso de niñas, niños, adolescentes, dado que se debe considerar “el interés superior de la niñez, por encima de su calidad migratoria”.

La organización también reclamó al Estado mexicano que brinde información “clara y transparente” sobre el número de menores que se encuentran en las estaciones migratorias del estado de Chiapas, entre las que se encuentran la Siglo XXI, la más grande del país.

La caravana partió de Honduras el 13 de octubre. No eran más de 1000 hondureños,convocados por las redes sociales, que partieron con rumbo a Estados Unidos. Pero a su paso, se fueron sumando más personas. El viernes de la semana pasada cruzaron a México.

La caravana partió de Honduras el 13 de octubre./ EFE© clarin.com La caravana partió de Honduras el 13 de octubre./ EFE

Cientos de ellos pidieron refugio en México, mientras que otros decidieron continuar su camino rumbo a Estados Unidos, y actualmente se encuentran a la altura de la localidad de Mapastepec (Chiapas).

De acuerdo con cifras del refugio para migrantes de Suchiate, fronterizo con Guatemala, de los 7.125 migrantes que entraron al país hay 1.500 niñas y 900 niños.

Pero Unicef afirma que son mucho mas y habla de 2300 chicos.

Niños hondureños en Pijijiapan./ dpa© clarin.com Niños hondureños en Pijijiapan./ dpa

La agencia de Naciones Unidas para la Infancia pidió que los menores reciban protección y acceso a la sanidad, a agua potable y a otros servicios básicos.

Unicef advirtió que el largo y complicado viaje hasta la frontera con Estados Unidos deja a los niños “expuestos a las inclemencias del tiempo, que incluyen temperaturas peligrosamente altas, con acceso limitado a un alojamiento adecuado”.

Aunque muchos de los migrantes huyen de la violencia y la pobreza en sus países de origen, “el viaje el largo, incierto y lleno de peligros, incluyendo el riesgo de explotación, violencia y abusos”, apuntó la agencia.

Publicidad