Inicio Noticias Nacionales Honduras, El Terror del “Narco”, ‘Jueza’, Lorna G. Schofield

Honduras, El Terror del “Narco”, ‘Jueza’, Lorna G. Schofield

Un amplio pasillo conduce a la sala de audiencias 1106, donde ejerce la honorable jueza Lorna G. Schofield, de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, que se ha convertido en el terror de los “capos” hondureños extraditados a Estados Unidos.

Son las 11:00 de la mañana en Nueva York (9:00 am, hora de Honduras) del jueves 27 de septiembre y el ambiente en las afueras del Palacio de Justicia “Daniel Patrick Moynihan”, es de un día cualquiera.

En las afueras del Palacio, peatones caminan a sus trabajos sobre la 500 Pearl Street con una ligera brisa helada que anuncia la llegada del frío inclemente del cierre de año. Abogados platican en una esquina, mientras al fondo entran y salen usuarios del emblemático Palacio de Justicia con sus imponentes columnas.

El edificio fue bautizado con ese nombre el 4 de diciembre del 2000, en honor a Daniel Patrick Moynihan, senador de los Estados Unidos (1977-2001), embajador en Naciones Unidas (1975-1976) y embajador en India (1973-1975).

La Corte está abierta de 8:30 de la mañana a 5:00 de la tarde y para entrar se pasa por el control de seguridad. Los teléfonos celulares, grabadoras y las cámaras están prohibidos dentro del Juzgado.

La Corte de NY, sobre la 500 Pearl Street, sesionó por primera vez en 1789.

EXPOSICIÓN MOYNIHAN

Los visitantes pueden ver la exposición Moynihan de Nueva York, ubicada en el vestíbulo del Palacio de Justicia. Usando siete pilares, la exposición relata fielmente la vida y la distinguida carrera de Daniel Patrick Moynihan: el senador, el hombre, el neoyorquino, el diplomático, el miembro del Gabinete Presidencial, el intelectual y el autor. Es parte de una exposición más grande presentada por el Museo de la Ciudad de Nueva York.

Es el tribunal de distrito más antiguo de la nación desde 1789, cuando sesionó por primera vez. Es el Tribunal Madre, como les gusta llamarlo a los usuarios y el principal ocupante de este magnífico Palacio de Justicia.

Aquí se han celebrado casos de interés histórico, entre ellos los reclamos derivados del hundimiento del Titanic y el Lusitania, los casos de espionaje de la “Guerra Fría” de Julius y Ethel Rosenberg y Alger Hiss, y los desafíos del gobierno a la publicación de Ulysses y James Joyce. Los documentos del Pentágono del “The New York Times”.

En las salas de audiencias es prohibido el ingreso de cámaras, grabadoras y celulares.

DESFILE DE “TOROS”

Para Honduras, esta Corte se ha convertido en punto de interés en virtud que aquí se están ventilando casi todos los casos de los “capos” de la droga y algunos políticos extraditados a Estados Unidos desde el 2014.

Justamente, el día de la visita de LA TRIBUNA, estaba prevista la comparecencia, a las 11.00 de la mañana, del expolicía hondureño Carlos Alberto Valladares, considerado por la Agencia de Control de Drogas (DEA) como el hombre que ayudó al cartel de “Los Cachiros” a traficar tranquilamente la droga y llegar a los niveles más altos del poder político y la estructura jerárquica policial del país.

Por decisión de la jueza Schofield, la audiencia fue trasladada para el día siguiente, cuando le dictó una condena de 14 años por tráfico de droga, a pesar que la Fiscalía había pedido una condena de 65 años.

Este fue el último caso resuelto por Schofield, quien está a la espera del desfile de un nuevo grupo de “capos” hondureños en lista de espera para recibir su condena desde septiembre a diciembre del 2018.

Los visitantes pueden ver la exposición Moynihan de Nueva York, ubicada en el vestíbulo del Palacio de Justicia.

OTRO EN LISTA

La audiencia de Valladares coincidió con la fijada para el también exjefe policial Ludwing Criss Zelaya, otro en lista por condenar y cuya audiencia fue trasladada para enero del 2019 por la jueza Schofield, atendiendo varios reclamos de los defensores del imputado.

Zelaya es precisamente uno de los seis expolicías extraditados y a quienes Valladares contactó al interior de la institución policial para darles protección a “Los Cachiros” por muchos años. Ahora todos están a la espera de un fallo de condena, luego que los mismos “Cachiros”, Javier Eriberto y Devis Leonel Rivera Maradiaga, los delataran como parte de su entrega voluntaria a la DEA, en el 2014.

Por la Sala 1106 desfilará también el exdiputado liberal Freddy Ramón Nájera, el primer político de su tipo extraditado y cuya audiencia está fijada para el 10 de octubre próximo.

En este mismo mes se enfrentará a la justicia el también “narco” Ramón “Moncho” Matta Jr., quien se entregó voluntariamente a la DEA, en diciembre del año pasado, en Panamá.

Junto a ellos está también Noé “Tom” Montes Bobadilla para completar una lista de 13 “capos”, casi todos autoculpables y a la espera del veredicto inevitable de la jueza Schofield.

El exjefe policial hondureño, Carlos Alberto Valladares, recibió 14 años de prisión el pasado 28 de septiembre en la Corte Sur de Nueva York.

VALLADARES: HOMBRE CLAVE

La condena de Valladares puede dar una idea del futuro que podrían tener los demás encausados cuando se enfrenten a la temible jueza Schofield, por ser una pieza clave del violento cartel de “Los Cachiros”.

En sus años de sociedad con “Los Cachiros”, según la DEA, el exinspector policial Valladares se paseaba en el mismo carro con Devis Leonel Rivera, le facilitaba información, le procuraba abogados y hasta le acompañó a una masacre en el aeropuerto “Ramón Villeda Morales” de San Pedro Sula, Cortés.

Valladares se graduó con honores, ejerció como jefe en San Pedro Sula de la clausurada Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), ahora Dirección Policial de Investigaciones (DPI), y fue a quien sus superiores asignaron para esclarecer el atentado que sufrió Margarita Lobo, hija de don Jorge Lobo, hermano del expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), en un restaurante sampedrano.

Gracia a su sobrada experiencia en investigación, Valladares descubrió que el atentado iba dirigido al acompañante de la dama, Jorge Echeverría Ramos, alias “Coque”, de parte de “Los Cachiros”, por una vieja rencilla derivada de la muerte del hermano menor de estos “capos” de Tocoa, Colón.

En lugar de proceder contra los autores del atentado, Valladares se pasó a su bando motivado por los sobornos y también porque llegó un momento en que “Los Cachiros” le dijeron: “Estás con nosotros o te matamos”, según la DEA.

Por esta Corte desfilarán en las próximas semanas al menos 13 “capos” hondureños extraditados en los últimos cuatro años.

Así la sociedad dio sus frutos. Por casi diez años, Valladares ayudó a “Los Cachiros” en todo, incluso a recuperarles dinero incautado y drogas. Diezmaron o destruyeron a bandos rivales, incluyendo a “Coque” y la banda de narcotraficantes denominada “Los Grillos”.

La relación de Valladares con “Los Cachiros” fue tan leal que el ahora expolicía se rehusó a acusarlos cuando supo que ellos estaban detrás del atentado de “Coque”, según el informe de la DEA.

Cuando se declaró culpable, Valladares le dijo a la jueza que “fui un excelente oficial de Policía y solo cometí un error en mi país”, algo que la Fiscalía de Nueva York consideró como asombroso.

“Participar en un tiroteo que dejó seis personas muertas no es un error. Acompañar toneladas de cocaína con equipos armados y usar una posición oficial para robar dos millones de dólares en tráfico de droga no es consistente con ser un excelente oficial de Policía”, le dijo el fiscal Emil Bove a la jueza en una carta. “Él nunca fue forzado a participar en el narco”, afirmó el fiscal acusador.

Fechas de las sentencias

Juan Ramón Matta Waldurraga (44), se encuentra recluido en el centro judicial del Distrito Sur de Nueva York a la espera de su sentencia prevista para ser dictada el 10 de octubre próximo.

El hermano menor del clan de los Valle, Gerson Stanley Valle, cuyo cartel operaba en Copán, aguarda su sentencia en una prisión del sur de la Florida. El juicio está programado para el 25 de octubre del 2018.

Noé “Tom” Montes Bobadilla (35), extraditado el 22 de noviembre del 2017, cabecilla del Clan de los Montes, vinculado con mafias colombianas y venezolanas para el trasiego de la droga. Era el proveedor del cartel de los Valle. Su juicio está previsto para el 27 de noviembre del 2018. En el mismo caso están implicados su madre Erlinda, su padre Alejandro y su hermano Juan Carlos.

El diputado liberal Freddy Renán Nájera se entregó por su cuenta en marzo del 2018. Su juicio está previsto para el 10 de diciembre próximo en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

La sentencia para Ludwid Criss Zelaya Romero estaba fijada para el 18 de octubre próximo, pero la jueza Lorna Scholfield la pospuso para el 24 de enero del 2019 a las 4:30 de la tarde, hora de Nueva York.