Inicio Entretenimiento El hábito sexual que debes romper ¡Ya!

El hábito sexual que debes romper ¡Ya!

No dejes que el termómetro de tu vida sexual baje.

Si tu vida sexual con tu pareja fue de ¡Sí, sí, sí! A ¿Y esto qué es?, sigue estos consejos para mantenerla siempre hot.

En las primeras semanas y meses de una relación, divertirse en la cama no es ningún problema (excepto, claro, si consideras que dormir poco es un problema). Pero según los terapeutas sexuales, si les pidiéramos a las parejas que llevan tiempo juntas que evaluaran su vida sexual en una escala del 1 al 10, muchas dirían que de un ardiente 10 ó 9 han bajado a un tibio 6 ó 5. ¿Será que ya no están enamorados? ¿Que se perdió la atracción? No.

Lo más probable es que simplemente permitieron que el primer (y posiblemente más crucial) punto decisivo de su vida sexual pasara sin que se dieran cuenta. Al principio de la relación, las parejas tienden a experimentar más porque están determinando lo que les gusta o disgusta a cada uno, dice Lori Buckley, terapeuta sexual en Pasadena, California. Pero cuando llevan entre seis meses y un año juntos, las cosas pueden ponerse en “piloto automático”. “Empiezan a caer en la rutina. Se acomodan y subconscientemente hacen cualquier cosa que ya saben que funciona”. Pero la cuestión es que está lo que funciona… y está lo que impresiona. Para que las cosas pasen a la segunda categoría, prueba estas ideas que acaban con el aburrimiento.

Rompe el molde

Analiza cómo suelen desarrollarse tus sesiones de colchón: tú empiezas a besarlo; él te quita el top; te besa los pezones… podría hacerlo con los ojos cerrados. ¿Y qué has hecho tú para que él haga algo diferente? “Fíjate en el papel que desempeñas en esa rutina”, anota Lori Hollander, terapeuta sexual en Michigan. “Al seguir su ejemplo, estás contribuyendo al problema”. Así que empieza a variar. Cuando él te quite el top, voltéate y lleva tu pelo a un lado, para obligarlo a besarte el cuello y la nuca. Si siempre tienen sexo a la misma hora (a las 11 p.m. y en pijamas), sorpréndelo con un rapidito en la mañana. O háganlo en la cocina. Son cambios menores… pero hacen que la experiencia se sienta distinta.

Muestra tu lado audaz

A veces no es por hábito, sino por miedo, que se cae en la rutina. Quizás te preocupe que él crea que te ha decepcionado. O te ponga nerviosa hurgar en tus fantasías. Pero como señala Buckley, “al ignorar tu curiosidad te estás privando de la posibilidad de sentirte sexualmente satisfecha”. Y también lo privas a él. Confronta tus miedos y empieza a retarlos. ¿No te sientes muy bien con tu cuerpo? Camina desnuda por la casa, para que aprendas a sentirte cómoda con la idea. Y Buckley también sugiere ser sincera con tu hombre. “Al ser más abiertos, terminarán conversando sobre sus deseos”, dice la experta. Dile que quisieras que él te diera placer al despertar. O que deseas ir a una tienda de juguetes eróticos. ¿Crees que te va a decir que no? Más bien exclamará: “¿Cuándo, ahora?”

Publicidad