Inicio Deportes El Barça se queda a medias en Valencia

El Barça se queda a medias en Valencia

Lecturas dispares las que deja el empate del Barça ante el Valencia, perdido el liderato por los azulgranas ante el pujante Sevilla y encadenado el cuarto partido liguero sin ganar. Los de Marcelino volvieron a desnudar a la defensa azulgrana, pero el equipo de Valverde fue capaz de reponerse y vestirse de nuevo como campeón con una gran reacción sobre el césped, que sólo le alcanzó para empatar gracias, de nuevo, a un Messi sideral, acusado el cansancio europeo en el tramo final.

Apenas un minuto tardó el Valencia en destapar todas las carencias que está mostrando el Barça este curso, nefasta su puesta en escena en Mestalla. Un córner bastó a los de Marcelino para inaugurar el marcador y enloquecer a su público. Vermaelen desvió la pelota, despistó a Suárez Piqué, y Garay empujó a gol sin oposición. Primer asalto y el equipo de Valverde ya estaba en la lona.

Le costó recuperar el aliento al Barça, rozado el ko técnico en diez minutos para el olvido.Ter Stegen fue el principal responsable de mantener a su equipo con los dos pies en el suelo ante los crochets que llegaban desde todas los lados, inoperante el entramado defensivo de los visitantes. El alemán le ganaba primero el pulso a Batshuayi tras una gran contra valencianista, otra vez erráticos Semedo y Piqué al corte. Después era Kondogbia el que disparaba desviado. Y el portero azulgrana repetía poco después ante el belga.

En pleno torbellino del Valencia llegó la lesión de Guedes, que acabó suponiendo un punto de inflexión para el Barça. Se asentó sobre el verde el equipo de Valverde y empezó a carburar como lo había hecho en Wembley. Busquets y un Arthur descomunal se adueñaron de la pelota y del partido. Cuando no se disfraza de Xavi, el brasileño lo hace Bakero, dando siempre una pausa con sus pases de espaldas a portería.

Messi bendice a Arthur© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Messi bendice a Arthur

Comenzó el Barça a jugar a frontón, uno de sus deportes habituales cuando viaja por España. Y se le vio cada vez más cómodo, intentando percutir Alba Coutinho por la izquierda, con un chisposo Semedo por la otra banda, siempre errónea su última decisión, pero notable su incidencia en el juego. Brillante también el portugués en defensa.

Desapareció el Valencia, encerrado por su técnico y por el rival, corriendo sin parar detrás de un balón que Arthur dirigía con brillantez. Llegó pronto el primer aviso de Messi, que había comenzado su particular cortejo a la pelota tras unos minutos de tanteo. Después llegó una acción entre Gayà y Suárez ante la que el VAR decidió sorprendentemente mirar hacia otro lado. No le gustó esa decisión a la Pulga, que se rebeló como sólo él sabe hacer. Recibida la pared de su vecino uruguayo, batió a Neto con un disparo seco y raso.

El empate serenó los ánimos en ambos bandos, inclinado siempre el terreno de juego hacia Neto. Dominio autoritario del Barça sobre el césped, aunque más preventivo que otra cosa hasta el descanso. Sigue echando en falta el conjunto azulgrana la mejor versión de Luis Suárez, peleado con el fútbol a pesar de que sólo con detalles le alcanza para ser decisivo.

El disparo de Cheryshev con el que comenzó el segundo acto, un toque precioso con el exterior que voló por encima de la portería azulgrana, no fue más que un espejismo temporal. El monopolio del balón y del partido era del Barça, siempre paciente esperando algún espacio en el preciso engranaje defensivo ideado por Marcelino, que rozaba lo infranqueable impulsado por una presión inagotable.

Coutinho mira la pelota© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Coutinho mira la pelota

Las imprecisiones emborracharon por momentos al Barça, poco habituado a fallos como los de Busquets, Rakitic o Arthur en fase de construcción en campo propio. El esfuerzo del Valencia en la recuperación daba sus frutos, pero no se concretaba en apuros para Ter Stegen. Al otro lado, los azulgranas volvían a empuñar la raqueta de frontón y a armarse de paciencia. No estaban muy fluidos los motores de ambos, machacado el depósito en la Champions.

La falta de frescura se plasmó en Coutinho, incapaz de rematar el brasileño casi en el área pequeña, más listo Gayà al corte. La mejor ocasión de la que había dispuesto el Barça desde el gol de Messi, hacía más de una hora. Poco más ocurrió en Mestalla, algún susto que otro y mucho sufrimiento en la grada. Cerrada la octava jornada de la Liga con cambio de líder y tiempo para la reflexión, no sólo en Madrid, sino también en Barcelona.

Ficha técnicaValencia, 1 – FC Barcelona, 1

Valencia: Neto, Piccini, Garay, Gabriel Paulista, Gayà, Carlos Soler, Parejo, Kondogbia (Coquelin, m, 79), Guedes (Cheryshev, m.11), Gameiro (Rodrigo, m.67) y Batshuayi.

Barcelona: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba, Rakitic, Busquets, Artur (Rafinha, m.88), Coutinho (Dembelé, m.84), Messi y Luis Suárez.

Goles: 1-0, m.2: Garay. 1-1, m.23: Messi

Árbitro: González González (comité castellano-leonés). Amonestó por el Valencia a Carlos Soler y Parejo y por el Barcelona a Luis Suárez y Coutinho.

Incidencias: partido disputado en Mestalla ante 46.249 espectadores.

Publicidad