Inicio Entretenimiento Antojos sexuales que él no te ha revelado

Antojos sexuales que él no te ha revelado

Descubre 10 cosas que desean los chicos en la cama, pero que difícilmente se atreven a pedir

Hay ciertas cosas que los hombres realmente desean en la cama, pero simplemente no te lasvan a pedir… sin embargo, ¡se las contaron y nosotras te las pasamos al costo!


Hablamos con un montón de chicos y expertos para saber sus antojos más reservados y aquí te contamos cómo satisfacerlos.


1
. Una chica que pueda “prenderse” sola

A diferencia de ellos, las mujeres necesitamos tiempo para pisar el acelerador. Cuando tu hombre está más que dispuesto en las mañanas, por ejemplo, se sorprendería gratamente si tú misma te das un impulso para estar a tono.


No nos referimos exclusivamente a que te toques, también puedes fantasear con algún momento candente que hayan tenido juntos en el pasado o incluso recordar a algún ex… ¡él no tiene por qué saberlo!


Para tener una experiencia sexual satisfactoria, se puede hacer un esfuerzo para llegar al mismo estado sexual de la pareja“, recomienda la terapeuta sexual Gloria Brame.


2. Divertirse

Admitámoslo, el sexo en la vida real no es como en las películas, las posiciones no siempre nos funcionan y suceden ruidos extraños. Si tú te quedas instalada en el desperfecto, puedes mermar el estado de ánimo de ambos para continuar en el festín, “pero si los dos logran reírse,el momento bochornoso se convierte en un momento de conexión, de luz“, agrega la especialista.


“Una noche intenté un nuevo movimiento y mi chica se golpeó la cabeza con la mesa de noche; no se lastimó, así que pudimos bromear al respecto y luego seguimos en los que estábamos”, narró Rodrigo, de 24 años.


3. Que le des pistas


Todos los hombres desearían tener poderes psíquicos para leer tu mente y hacer exactamente lo que tú deseas… ¿por qué no mejor decírselos? Pero no se trata de darle órdenes, querida, si no de guiarlo eróticamente y mucho mejor si acompañas tus peticiones de algún refuerzo positivo, como “me encanta cuando lo haces así”.

“Es por eso que a un chico le gusta cuando eres capaz de guiarlo sin ladrar órdenes”, dice Brame.


4. Una vista privilegiada

Para los hombres, lo que ven es casi tan bueno como lo que reciben, así que asegúrate de darle un buen panorama. “Una vez, durante las relaciones sexuales, mi novia me llevó a un espejo para que pudiéramos vernos en acción”, recuerda Bruno, de 21 años.


Otra forma puede ser quedarte con alguna prenda puesta, para dejarle algo a la imaginación. “La ropa interior atractiva puede ser tan excitante -o más- como estar desnudo, ya que se basa la anticipación”, dice Bob Berkowitz, co-autor de Cuando los hombres dejan de tener relaciones sexuales.


5. Que seas traviesa


“Las mujeres a menudo tienen miedo de portarse traviesas en una relación, porque no quieren dañar la imagen de ‘novia buena’ ni que se piense que son raras. Los hombres quisieran que fueran más traviesas, pero no quieren ofenderlas pidiéndoselos”, agrega el autor.

Puedes empezar con algunos trucos, como apretarle fuertemente el trasero cuando estás llegando al clímax o rasguñarlo suavemente en el hombro. También puedes tratar con algo inesperado: “Mi novia y yo fuimos de compras cuando ella sugirió que echáramos un vistazo a una tienda de juguetes sexuales,” reveló Roberto, de 27 años.

 

6. Que muestres experiencia
Si tienes una buena habilidad en el sexo oral o un gran quiebre de cadera mientras estás encima, muéstrale tus movimientos y él no dejará de pensar en ti. “Si has dominado una técnica particular, que es muy caliente y diferente, tendrás un distintivo muy especial para él”, indica Berkowitz.

Pero no se trata de que te vuelvas contorsionista, simplemente puedes usar un viejo recurso, como vendarle los ojos.

“Cuando mi ex novia que se ponía sobre mí, tomaba su tiempo para explorar toda la zona con la lengua”, recuerda Pedro, de 32 años.


7. 
Algo de variedad

Hacer las cosas en el mismo orden y de la misma forma puede apagar el deseo, mientras que la creatividad y tomar algunos riesgos pueden ser el camino más rápido al éxtasis. Cualquier cambio en la velocidad, la presión o la posición hará que el acto sea más interesante y agradable. “La variedad mantiene elevada la excitación porque nunca sabe qué esperar”, dice Brame.


Durante los juegos previos, puedes envolver su pene con tu puño previamente lubricado, haciendo movimientos hacia arriba y hacia abajo, o tomarlo con las dos manos y hacer que giren en direcciones opuestas.


8. Hacerlo en un lugar inesperado

Él te pondrá estrellita si le pides tener sexo en algún lugar abierto, como algún amplio y arbolado jardín o un pasaje medio desértico. “Eso le da un impulso enorme a su ego, reforzando el hecho de que eres muy caliente para él”, comenta Brame.


Pero también puedes invitarlo al baño o a alguna de las recámaras durante una reunión o fiesta. “Mi cita y yo estábamos sentados en la cena y ella deslizó su mano bajo la mesa y empezó a darme placer, justo en medio de la comida, era tan espontáneo e inesperado que casi no podía quedarme quieto”, recuerda Armando, de 28 años.


9. ¡Tomarte!

A él le encantaría tener una sesión de sexo salvaje contigo, pero no está seguro de que te guste la idea. Darle un beso seductor y luego alejarte, diciendo que si quiere más vaya por él, o pedirle que lo haga más rápido o más fuerte pueden ser buenos comienzos.


David, de 24 años, recibió una gran sorpresa: Una ex novia se acostó en la cama y me rogó que le arrancara la ropa, lo cual hice. El sexo fue genial, pero dejarme desgarrar la camisa por la mitad fue la mejor parte, ya que era apasionado e intenso“.

 


10
. No hacer nada

De vez en cuando a ellos les gusta sólo dejarse llevar y que les regales placer de manera sorpresiva, sin que tengan que pedírtelo.


“Yo estaba saliendo con una mujer que era una especie de ratón de biblioteca, pero cuando fuimos a la cama por primera vez resultó salvaje. Antes que pudiera quitarle la ropa, ella meechó hacia la cama, me vendó los ojos con su sostén y me dio el mejor sexo oral de mi vida”, recordó Esteban, de 29 años.

Publicidad