Inicio Salud A esta hora debes cenar para prevenir el cáncer de mama

A esta hora debes cenar para prevenir el cáncer de mama

Además de llevar una buena alimentación y checar bien los productos que usamos, hay algo más que puede ayudarnos a prevenir el cáncer de mama. De acuerdo a estudios, la hora de cenar tiene cierta influencia en el riesgo de padecer cáncer de seno y también de próstata. 

Muchos estudios se han centrado en la relación entre los alimentos y el cáncer. Por ejemplo, los efectos de comer carne roja, frutas y verduras. Sin embargo, se ha prestado poca atención a otros factores como la hora en que se come y las actividades que las personas hacen antes y después de la ingesta de alimentos.

Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), cenar dos horas antes de irse a la cama reduce en un 20% el riesgo de cáncer de mama y próstata, en comparación con cenar tarde o acostarse justo después de comer.

Los investigadores quisieron saber la hora de la comida podría asociarse con el riesgo de cáncer de mama y próstata, dos de los cánceres más comunes en todo el mundo y que están más relacionados con el trabajo nocturno, la interrupción circadiana y la alteración de los ritmos biológicos.

El estudio, publicado en el International Journal of Cancer, evaluó el estilo de vida y el cronotipo (el ritmo de sueño propio de cada individuo) de cada participante, una característica individual que se relaciona con la preferencia de la actividad por la mañana o por la tarde.

Para esto, analizaron 621 casos de cáncer de próstata y 1,205 casos de cáncer de mama, así como a 872 hombres y 1,321 mujeres seleccionados al azar de los centros de salud de Atención Primaria. Los participantes, de varias partes de España, fueron entrevistados sobre su horario de comida, hábitos de sueño y cronotipo, así como sus hábitos alimenticios y su cumplían con las recomendaciones de prevención del cáncer.

A partir de eso, los investigadores observaron que el cumplimiento de los patrones de alimentación diurnos está asociado a un menor riesgo de cáncer, por lo que señalaron la importancia de evaluar los ritmos circadianos en estudios sobre dieta y cáncer.

“Si se confirman los hallazgos tendrán implicaciones para las recomendaciones de prevención del cáncer, las cuales actualmente no tienen en cuenta el tiempo de las comidas. El impacto podría ser especialmente importante en culturas como las del sur de Europa, donde la gente cena tarde. Se necesita más investigación en humanos para comprender las razones detrás de estos hallazgos, pero todo parece indicar que el momento del sueño afecta nuestra capacidad de metabolizar los alimentos”, mencionaron los científicos en el estudio.

¿Se te habría ocurrido?

 

Publicidad