El Real Madrid aplastó en equipo a la Roma este miércoles en el debut de la Champions League. Es difícil destacar a un jugador por encima de los demás en una exhibición que sobresalió por coral. Sin embargo, hay uno que, por novedoso, quizás merezca la pena subrayar: Mariano Díaz. El nuevo ‘7’ del Real Madrid re-debutaba este miércoles, y sus sensaciones no pudieron ser mejores: el partido estaba ya solucionado para los minutos finales pero peleó todos los balones, presionó a los rivales, derrochó energías y se coronó con un golazo de campanillas, encandilando a un Santiago Bernabéu que está entregado con el hispano-dominicano. Un bautismo soñado. ¡Quién se lo iba a decir a Mariano cuando hace apenas tres años estuvo a punto de marcharse por la puerta de atrás del Real Madrid, que no quería renovarle!

Así fue. Y es que Mariano siempre ha sido del género de los patitos feos dentro de La Fábrica. Nunca le faltaron condiciones futbolísticas ni profesionalismo ni mentalidad, pero su generación no fue tan buena como las precedentes (las de Carvajal, Nacho, Morata o la de Jesé), y su estilo de más potencia que toque siempre se encontró con detractores. O mejor dicho, con una competencia en la línea de vanguardia que encajaba mejor con el estilo de fútbol predominante en la Academia merengue. De manera que, llegado el verano de 2015 y con ficha del Castilla, Mariano enfilaba su último año de contrato y con el club renunciando a renovarle. Dispuesto a dejarle escapar a coste cero.

A partir de ese momento, el patito feo se ha convertido súbitamente en el cisne que es hoy: récord anotador en el Castilla, renovación, una temporada en el primer equipo a una media de 5 goles en 8 disparos que sirvió de trampolín para arrasar en Francia (21 goles), y así volver a la Casa Blanca en un traspaso tasado en 33 millones de euros. Todo ello en apenas tres años. Tres años meteóricos para un Mariano que es un ‘animal’ competitivo gracias a una fe inquebrantable en sus propias posibilidades. Sólo así se puede lograr una transformación tan radical en tan poco tiempo. De salir gratis del club a lucir el ‘7’ de Ronaldo con goles como los de Kaká. Diario QuienOpina.Com | Honduras.

Publicidad