Inicio Deportes La jaula de oro de Vinicius

La jaula de oro de Vinicius

Los partidos del Castilla son ya los programas más vistos del canal oficial del Real Madrid, al estadio Alfredo di Stéfano acuden a las doce del mediodía más de 2.000 personas, hay más periodistas que se acreditan para cubrir los encuentros y en la red las búsquedas crecen cuando juega Vinicius. Es el efecto que provoca el joven futbolista brasileño de los 45 millones de euros cuando le toca jugar con el filial en la categoría de Segunda división B. Julen Lopetegui le volvió a dejar fuera de la convocatoria para el partido contra el Athletic y fue reclutado por Solari para enfrentarse al Unionistas de Salamanca. El resultado fue de 3-0 a favor con un gol de falta, una jugada excelente que ha terminado en el larguero, pases de rabona… La expectación que genera trasciende de nuestras fronteras por el seguimiento que hace la prensa brasileña en sus primeros partidos con el Castilla.

Pero a Vinicius no le dejan hablar después de los partidos del Castilla. Es imposible saber qué piensa, cómo se siente, qué sensaciones tiene, cómo va su adaptación y si es feliz jugando en el Castilla o querría entrar ya en la dinámica de los partidos del primer equipo. El club ha adoptado una media de sobreprotección con el chico y le ponen cortafuegos para evitar que le llegue la menor cantidad de presión desde el exterior. “Vinicius tiene que hablar en el campo y cuando le toca jugar, demuestra que es un futbolista especial. Hay que tener paciencia y tranquilidad”, confirma fuentes del Madrid a El Confidencial.

La súper protección abarca todos los ámbitos. Desde el deportivo, con la decisión de que juegue aquellos partidos que se entienden que no hay riesgos para su integridad física, hasta su vida cotidiana. Vinicius tiene asesores que le están ayudando a su adaptación a la vida en Madrid y hasta le aconsejan cómo controlar sus gastos. En el Madrid sólo quieren que esté centrado en el fútbol para que siga dando pasos firmes en su crecimiento y pueda jugar cuanto antes en el primer equipo porque, aunque Lopetegui dice que está en cocción, el debate interno en el club es que debería empezar a tener oportunidades junto a Bale, Benzema, Asensio y los otros compañeros con los que entrena a diario.

Hasta que llegue este momento de poderle ver, sobre todo en el Bernabéu, las directrices que tiene que seguir es foguearse en los partidos que el Castilla dispute en el estadio Alfredo di Stéfano. El último partido fuera de casa, contra el Unión Adarve, no fue ni convocado. Era el segundo encuentro de visitante y en el primero, el derbi madrileño de filiales en el Cerro del Espino, el capitán del Atlético de Madrid le dio un mordisco en la cabeza. Para evitar que los rivales puedan provocarle o caiga en una encerrona en sus estadios y los árbitros sean permisivos a la dureza de sus marcajes, en el Madrid se lo guardan para las citas caseras.

La ‘chilena’ que se pone en bucle

Este domingo hubo fiesta en el estadio Alfredo di Stéfano porque Vinicius era titular contra el Unionistas de Salamanca y tocaba comprobar de lo que es capaz de hacer la estrella brasileña. No decepcionó. Hizo un gol de falta y dio un recital de jugadas en las que cada vez se le ve más suelto y exhibe su potencial de talento, velocidad y explosividad para hacer daño en carrera y eliminar rivales. Dejó detalles de genio: como un pase de ‘rabona’. En la segunda parte voló hacia la portería rival en una jugada salvaje por la arrancada desde el centro del campo, la conducción de la pelota, el regate a tres marcadores que le salieron al paso y cuando se plantó delante del portero estrelló el balón en el larguero. Un jugadón que no hizo falta que acabara en gol para que se hiciera viral. Vinicius ya es el máximo goleador del Castilla con tres tantos en en tres partidos.

El día siguiente del empate del Real Madrid en San Mamés se pueden imaginar que de lo que se hablaba en el estadio Alfredo Di Stéfano es cómo no tiene una oportunidad el chico brasileño cuando al equipo le faltó gol. Bastante tiene Lopetegui, señalado por no sacar a Mariano en el tercer cambio en Bilbao, para que ahora le metan más debates con la presencia de Vinicius. La realidad es que la presión se la mete el propio Vinicius en el día a día porque durante la semana se produjo en un entrenamiento una jugada que repiten con insistencia en los informativos y programas de Real Madrid TV: un golazo de chilena de Vinicius a Keylor Navas después de controlar una pelota con el pecho y rematar de forma acrobática.