Una verdadera fiesta vivieron los alumnos de la Escuela Ramón Amaya Amador, de Comayagüela, con la presencia de la designada presidencial, Olga Alvarado, quien gestionó mejoras en la institución, como en la cancha y la logística educativa.

Por gestiones en el despacho de la designada, quien uniendo esfuerzos con diferentes instituciones gubernamentales, realizaron la importante donación de pupitres y material didáctico.

También se incluyó la remodelación de la cancha polideportiva y asimismo una divertida celebración del Día del Niño, a los estudiantes.

Alvarado señaló que “para el Presidente Juan Orlando Hernández, generar esperanza y oportunidades para nuestra niñez y juventud es una prioridad nacional”.

“Es por eso que nos hemos dedicado a visitar diferentes centros educativos por todo el país, para identificar las necesidades de los mismos y gestionar las mejoras, porque estamos conscientes que la mejor herencia que le podemos dejar a nuestras hijas e hijos es la educación”.

“Hoy los invito a soñar y a luchar por sus sueños, porque cada uno de ustedes deben ser agentes de cambio para sus comunidades y para sus familias y convertirse en unos verdaderos guerreros y defensores para nuestra Honduras, demostrando que sí podemos”.

“Quiero felicitar y agradecer a cada uno de las maestras y maestros a nivel nacional y en particular de este centro educativo, por la noble labor que realizan formando a la niñez y juventud de nuestro país”.

Participaron en el evento, los representantes de Educación, Conapid, DINIS, SAG e Insep.

Publicidad