Inicio Economia Honduras, Fundacion Covelo, visita pequeños productores de Café

Honduras, Fundacion Covelo, visita pequeños productores de Café

Adolfo J. Facusse.– Acabo de regresar de una gira de trabajo de Gobernadores de la Fundacion Covelo por el Occidente del país, visitando los cafetales y las gigantescas empresas que han levantado miles de pequeños propietarios de 1, 2 y 3 manzanas para producir y procesar los mejores cafés del mundo, que han aprendidos que su esfuerzo se multiplica y es exitoso cuando están agrupados en cooperativas, cajas de ahorro e instituciones similares donde el interés de uno es el interés de todos.

Esa unidad que pudimos apreciar allí es la manera más eficaz y sana  de levantar nuestro país y de traer prosperidad al pueblo hondureño.
Ya en sus ciudades, San Marcos de Ocotepeque, Corquin, Santa Rosa de Copán y demás, lo que veíamos era un pueblo vivo, en movimiento, en plena acción, con pleno empleo, en su comercio, en su trabajo, en su vida social y demás actividades.
Que distinto de la vida en sozobra bajo el dominio del crimen, la mara, las casas locas, los muertos, los desaparecidos, los secuestrados, los despedazados, los ensabanados,  los sobornos, los muros y el alambre de púas de las ciudades mas “civilizadas” del país.
Una vez que llegan los meses de la cosecha del grano son más del millón de personas las que se ocupan, lo que atrae  hasta a trabajadores de los paises vecinos y gracias a su trabajo, se exportan más de mil millones de dólares al año.
Quienes, si no son ellos, generan la riqueza y mantienen la economía del país?
Ellos están creando el Sueño Hondureño, el del que puede decir “Tengo Trabajo en Casa, no me tengo que ir, no me tengo que separar de mi esposa y mis hijos, no tengo que huir  de mi país para ganar mi sustento y mantener mi familia”.
Frente a la Casa Bueso, de “El Mejor Presidente que Jamás Tuvimos”, don Jorge Bueso Arias, pensé en la sabiduría del lema del Banco que había creado junto a miles de copanecos, “Ayudamos al pequeño de hoy para que sea el grande de mañana” y me decía, Esto es lo que nos están enseñando los 125,000 pequeños caficultores que tiene Honduras; unidos, creando productos de la más alta calidad , conquistando mercados en Europa, en Estados Unidos, en el Medio Oriente, en Asia.
Son tan increíbles que allí pudimos ver que estaban exportando café hasta a Colombia!
Son gente con visión de futuro. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de estar financiando su crecimiento e incluso sus nuevas actividades, como el cacao, la pimienta gorda y demás.
Esas son las realidades que levantan a un país, esas son las tareas que enriquecen un pueblo, cuando dejan sus pequeñas diferencias y se unen en crear las industrias de procesamiento de sus productos primarios, dándoles valor agregado gracias a las increíblemente enormes y modernas instalaciones que han podido montar con su esfuerzo, sus ahorros y el apoyo que nos permitimos darle instituciones como la Fundacion Covelo
Nunca hubieran podido  hacer esta proeza actuando por separado cada uno de ellos, solos y abrumados por su pobreza y falta de oportunidades; que edificante contraste ahora que superaron su aislamiento y funcionan en base a su unidad, en la búsqueda del bien común.
Entre más nos alejábamos de Tegucigalpa y de sus políticos y ladrones y andábamos por aquellos cerros, respirando el mismo aire puro que respiraban los mayas, los lencas y otros pueblos indígenas, más nos convencíamos que lo que roe y minimiza el alma de la nación y la creatividad e inteligencia de los hondureños es la corrupcion, incapacidad y negligencia concentrada en la clase política que vive de los recursos que le arranca al pueblo con el único y exclusivo propósito de enriquecerse, tal y como siempre han hecho los integrantes de la casta política que mal gobierna Honduras,  herederos de los saqueadores del oro,  la plata y las maderas preciosas que vinieron con la Conquista española.
Los productores han tenido que soportar muchas situaciones adversas.
Al igual que sufren los demás, ellos tienen que cumplir con los cientos de leyes, reglamentos, trámites, requisitos, permisos y no digamos, los impuestos,  que para todo, exige o cobra el Gobierno.
El Gobierno se está quedando con la mitad de lo que produce el pueblo hondureño. Los pequeños productores de café y sus industrias son castigados con altos impuestos para importar su maquinaria de procesamiento, por su volumen de ventas, por retenciones y pagos que tienen que hacer para lograr que se abran los caminos que el Gobierno no hace.  Sigue o no el saqueo del pueblo hondureño?
Cuando uno se pone verdaderamente a pensar, llega a la conclusión que, en verdad, el problema de Honduras es el Gobierno de Honduras!
El pueblo pobre y explotado de Occidente está demostrando con una nueva actitud de unidad y trabajo que este es el camino que debemos seguir los demás, para sacar a Honduras de la miseria en que lo ha sumido el sistema de explotación medieval que quieren mantener los señores políticos, sus uñas y sus mañas. Diario QuienOpina.Com | Honduras.